29 de enero 2001 - 00:00

Saragusti: “Lógico, se llegó a la saturación”

Empresario Rabeno Saragusti: “Este es otro mundo comparado con el de algunas décadas atrás. Yo no lloro: tengo que ver qué es lo que va y qué no va. No nací con el título de exhibidor cinematográfico, y siempre supe adecuarme a la rea-lidad”.
Empresario Rabeno Saragusti: “Este es otro mundo comparado con el de algunas décadas atrás. Yo no lloro: tengo que ver qué es lo que va y qué no va. No nací con el título de exhibidor cinematográfico, y siempre supe adecuarme a la rea- lidad”.
Rabeno Saragusti, uno de los empresarios argentinos más destacados en el sector de la exhibición, ha ido modificando en los últimos años, poco a poco, el centro de su actividad de las grandes salas de cine a la producción de videos y DVD. La llegada de los multiplex americanos cambió radicalmente el negocio en la Argentina, al igual que en otras capitales mundiales. Saragusti, muy a su pesar, debió ir cerrando muchas de las más tradicionales salas de Buenos Aires porque ese modelo antiguo de espacio enorme ya no era más redituable, o lo es mucho menos que antes.
Las últimas que debió cerrar, y que más le dolieron, fueron los Santa Fe 1 y 2. También rentó la sala del tradicional Grand Splendid a la megalibrería Yenny. En diálogo con este diario,
Saragusti, que había anticipado lo que ahora está ocurriendo actualmente con el cierre masivo de salas en los Estados Unidos, explica el fenómeno:
«Lo que está pasando en Estados Unidos era totalmente previsible. Los cinco circuitos más grandes de cine hace tiempo que están en lo que se conoce como Chapter 11, es decir, en alerta roja. Están obligados a renegociar. Los circuitos americanos no tienen ni un dólar de crédito, y lo que va a ocurrir es que los fondos de inversión van a terminar quedándose con los cines. Otra cadena, General Cinema, está en Chapter 7, que si bien aún no es alerta roja Empresario Rabeno Saragusti: "Este es otro mundo comparado con el de algunas décadas atrás. Yo no lloro: tengo que ver qué es lo que va y qué no va. No nací con el título de exhibidor cinematográfico, y siempre supe adecuarme a la realidad". también es preocupante», dice.

Periodista: ¿A qué atribuye este fenómeno? ¿Se calculó mal el mercado antes de abrir los cines?

Rabeno Saragusti: Cuando algo es exitoso, y los multiplex lo son, ocurre lo de siempre: se abren y abren más salas hasta que el mercado dice basta. Y a veces ni siquiera eso, continúan adelante. Y ocurre lo que tiene que ocurrir, que el mercado no lo acepta, y tiene que haber un reacomodamiento.

P.: ¿En la Argentina puede pasar lo mismo?

R.S.: La tendencia es parecida. General Cinema tenía en Quilmes una gran plaza, y le hacen otra sala enfrente, pero no van más de 320 personas por semana. No tiene sentido.

P.: Es un fenómeno mun-dial entonces.

R.S.: No, no lo es. El caso europeo es totalmente distinto. Son dos mundos diferentes. Europa tiene más amor a lo suyo. La globalización tiene beneficios pero también contras. Y eso hay que verlo con los capitales golondrina: cuando la Argentina paga tasas altas, se quedan, cuando no, se van. Pero los europeos lo tienen clarísimo. Por ejemplo, Francia no permite la construcción de salas de cine en el área parisiense. Si los americanos quieren invertir les dicen que sí, que no hay ningún problema, pero les indican en qué zonas son necesarias. En París no hacen falta, les dicen. Vayan a la periferia, donde real-mente hacen falta. La Secretaría de Cultura de Francia auto-riza o no, tienen una política muy clara en ese aspecto. Y les piden un seguro de 3 años, anti-cipando alquiler, impuestos y personal. Algo parecido ocurre en Italia. En Roma consultan a los exhibidores tradicionales cuando los americanos quieren ir a invertir, preguntándoles dónde pueden construir complejos de cine. Pasa en Milán ahora, donde van a construir complejos de salas.

P.: ¿Extraña las épocas pasadas?

R. B.: Yo no puedo llorar, este es otro mundo. Yo tengo que ver qué es lo que va y qué no va. Yo no nací con el título de exhibidor cinematográfico.

P.: ¿Qué se está haciendo en el espacio de los Santa Fe?

R.S.: Un parking con locales de negocios. En esa zona, la inseguridad seguramente ha impulsado a la gente a preferir los cines en shopping.

P.: ¿Cuántas salas conserva?

R.S.: Actualmente tenemos alrededor de 150 salas en todo el país, y manejamos la programación de los Cinemark.

P.: ¿El DVD llegó para quedarse?

R.S.: Definitivamente. Además, todavía no dejó de estar incipiente. Ya vivimos la apertura y habrá una explosión en los próximos 2 o 3 años. Acabamos de hacer una inversión de tres millones de dólares en una planta de San Luis.

Entrevista de Marcelo Zapata

Dejá tu comentario

Te puede interesar