Hay un lado B del streaming y, a veces, superior

Espectáculos

"El pantano", "Katla" y "Bonus familjen" se cuentan entre las producciones que suelen pasarse por alto.

Vale la pena detenerse en series que van más allá de Hollywood, que escapan de la previsibilidad y el marketing, que no figuran en las listas de más populares de Netflix u otras plataformas. Algunas veces las sorpresas provienen de los países nórdicos, dentro de lo que se conoce como el ¨nordic noir¨, aunque también hay otras que se le atreven a la comedia dramática, e inclusive series polacas que no dejan olvidar a maestros del cine de ese país como Andrzej Wajda, Krzysztof Zanussi o Krzysztof Kieslowski.

¨El pantano¨ (Netflix) es una notable miniserie polaca que en cinco capítulos cuenta la trama de una investigación periodística en torno a la muerte de una prostituta y un dirigente político en un pequeño pueblo. El suspenso está construido desde la locación donde fue filmada, un pantano tenebroso en el que murieron cientos de personas durante la Segunda Guerra Mundial. Evitando dar información digerida, deja algunos enigmas librados a la interpretación del espectador. El guión es sólido y mantiene la atención hasta el final.

La islandesa ¨Katla¨ (Netflix) comienza con la erupción del volcán que da nombre a la serie y desencadena resurgimientos, desde las cenizas, de personas que habían desaparecido. Con una premisa que recuerda a ¨Los 4400¨, aquella en que ese número de personas desaparecidas durante cinco décadas regresaban todas juntas, e inclusive con algo de ¨The walking dead¨, ésta en cambio se preocupa menos por lo sobrenatural que por las consecuencias emocionales de los encuentros. Como drama psicológico y no de ciencia ficción, hay que concederle algunos tiempos muertos, lo que sus detractores tildan de ¨lenta¨, pero que se redime cuando dota de profundidad a los personajes, todos atravesados por el duelo de la pérdida.

¨Bonus familjen¨(Netflix) es una deliciosa comedia dramática sueca sobre una familia ensamblada que, a contramano del imaginario del primer mundo, muestra la desazón ante la pérdida de trabajo, la falta de dinero, el trabajo formal y el doméstico, y temas universales como el amor desde la diversidad, la crianza de los hijos y la imposibilidad a la hora de ponerles límites; nunca desde lo moral sino mostrando los diferentes caminos. Se destaca la pareja de terapeutas a la que los protagonistas concurren semanalmente, que mantienen entre ellos diálogos chispeantes al final de las sesiones, donde se ponen en cuestión sus propios conflictos conyugales y hasta la identificación con alguno de los pacientes.

No puede dejar de mencionarse la danesa ¨Borgen¨, para muchos la antecesora de ¨House of cards¨, que cuenta con tres temporadas en Netflix luego de verse en su país desde 2010 y con la cuarta temporada en rodaje. Pero a diferencia del impiadoso y cruel Frank Underwood que encarnó Kevin Spacey hasta que comenzó a enfrentar juicios de acoso, aquí la idealista política Birgitte Nyborg busca mejorar su país y no sólo acumular más poder o dinero. De hecho logra convertirse en Primera Ministra de manera sorpresiva, tras un debate donde apeló, sin proponérselo, a un valiente sincericidio.

También de Dinarmarca y del creador de ¨Borgen¨, Adam Pryce, proviene ¨Algo en qué creer¨ (lleva ya varios años en la grilla de Netflix), que explora la política, pero desde otra faceta: el poder de la iglesia de Dinamarca. Con una reflexión sobre el lugar que ocupa lo eclesiástico en esta era y la pregunta sobre la fe, cuenta la historia de una familia de sacerdotes liderada por un pastor luterano, pater familias déspota, alcohólico, mujeriego y bipolar, pero hábil con el carisma hacia sus fieles. Sus hijos disputan la mirada de ese padre y están dispuestos a adoptar las soluciones más drásticas, en tanto la madre queda algo relegada hasta que se descubran algunos secretos. Pese a recurrir a lo sobrenatural (su creador dijo haber inaugurado algo así como el ¨realismo mágico danés¨), no deja de ser un drama familiar ambientado en la Dinarmarca actual pero que por algunos mandatos y tradiciones parece de siglos pasados.

¨Trapped¨ llegó a Netflix luego de tener éxito no sólo en Finlandia sino también en Francia y Gran Bretaña. Un cuerpo aparece descuartizado en un fiordo y desata la intriga que combina, no sólo la búsqueda del asesino que atemoriza al apacible pueblo finlandés, sino que juega con el fenómeno meteorológico de la avalancha que aísla a sus habitantes y los deja aún más desamparados. Protagonizada por el notable Ólafur Darri Ólafson como el jefe a cargo de la investigación, aborda además cuestiones como el tráfico de personas y la corrupción policial.

Para cerrar, un anticipo proveniente de Israel: el 20 agosto debuta en Netflix la nueva serie del creador y protagonista de ¨Fauda¨, Lior Raz (Dorón), llamada ¨Hit and Run”, donde interpreta a un ex agente encubierto cuya vida da un vuelco cuando asesinan a su esposa y comienza la búsqueda en Nueva York para dar con los asesinos. Hasta que descubre que su esposa le había ocultado secretos inquietantes. Raz se prepara para el lanzamiento de esta serie mientras produce la cuarta temporada de ¨Fauda¨, que debuta el año que viene.

Dejá tu comentario