Tema sensible, film débil

Espectáculos

Los delitos de pedofilia y abuso infantil y adolescente en las redes son algo cada vez mas común, y sin embargo el cine, tanto internacional como local, no refleja este horrible fenómeno. Por eso “El cazador”, que toca el tema, desperdicia la oportunidad de enfocar este oscuro asunto y l que solo deja en un nivel superficial. Luego de una formidable secuencia de títulos con letras fantasmagóricas, que aparecen sobre imágenes de un bosque siniestro, empieza el retrato de un adolescente que intenta afirmar su identidad gay con compañeros del colegio o de la plaza, donde anda en skate. Esto, de modo bastante monocorde, va derivando en un romance juvenil cada vez más apasionado, y recién pasada la mitad del film se devela la trama criminal, que lleva toda la película en otra dirección. Es una pena que eso casi ni se note, ya que el tono narrativo sigue más o menos igual, solo que con unos toques de leve melodrama. A favor de “El cazador”, las actuaciones son creíbles y lo técnico es correcto, a veces imaginativo, pero lo que se luce en serio es la misteriosa música ambiente a cargo de Pedro Irusta.

“El cazador” (Argentina, 2020). Dir.: M. Berger. Int.: J. P. Cestaro, J. Barberini, L. Rodríguez.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario