Un bello Peter Brook de cámara

Espectáculos

El «Mahabharata» y el «Ramayana» son los dos libros que sirven de inspiración a los escritores hindúes. El protagonista del «Mahabharata» es el príncipe Krishna, dechado de perfección, belleza y sabiduría, condenado por haber permitido la ruina y la muerte de sus parientes.

Como en la «Ilíada» y la « Odisea», los héroes de los libros fundacionales hindúes corren sorprendentes aventuras, que en la versión de Jean Claude Carrière y Marie Hélene Estienne, empleada por Peter Brook, no carecen de gracia y hasta de ingenuidad.

«La mort de Krishna»
, un extracto de su famoso espectáculo «Mahabharata», es austero, bello y atractivo, en el que el canto y el empleo de elementos musicales, así como la simbología de los colores y la valorización de los silencios crean una atmósfera ceremonial.

El ser humano está condenado a recorrer infinitamente la rueda del karma, sucesivas encarnaciones en las que debe luchar contra la ignorancia, causa del sufrimiento, hasta lograr su liberación. Krishna también asume forma humana y, en un acto final, se sacrifica a sí mismo para volver al todo.

En un escenario despojado, con muy pocos elementos bella y armónicamente distribuidos, por momentos adoptando la personalidad de varios personajes, en otros distintas aventuras que ilustran sobre las pruebas que el alma humana debe pasar en la tierra para purificarse.

Encarnado por
Maurice Bénichou, el relator se enfrenta con demonios, divinidades y seres legendarios. La simpatía y ductilidad del actor prestan encanto a los relatos que, como en el caso de los Kalidasa, tienen un cierto parentesco con los de «Las mil y una noches», aunque estén cargados de un significado más profundo.

La presencia de
Sharmila Roy, cantante y compositora, colaboradora de Brook en «Mahabharata», potencia el espectáculo. Ubicada en un costado del escenario con sus instrumentos y su canto, crea una sutil atmósfera de armonía y belleza que establece la relación entre el dharma individual y el espíritu del cosmos.

El tiempo es el cañamazo sobre el que se bordan los destinos individuales. El espectáculo crea un lugar de reflexión habitado por la belleza, lo que en estos tiempos de confusión y de furia, opera como un consuelo.

«La mort de Krishna», de Jean Claude Carrière y Marie Hélene Estienne. Dir.: Peter Brook. Int.: M. Bénichou y Sharmita Roy. TMGSM. IV Festival Internacional de Buenos Aires.

Dejá tu comentario