ADRs cayeron hasta 7,4% y el riesgo país rebotó casi 3%, a la espera de señales sobre deuda

Finanzas

Las acciones argentinas terminaron en terreno negativo Wall Street, tras las subas de la víspera. El S&P Merval cayó a 40.435 unidades, una jornada después de que el MSCI anunciara que la Argentina se mantiene por ahora dentro del índice de "Mercados Emergentes".

En línea con la tendencia externa, las acciones argentinas que cotizan en Wall Street bajaron hasta 7,4% este miércoles, mientras que la bolsa porteña terminó también en negativo, en momentos en que Argentina continúa negociando para reestructurar su deuda.

El índice líder S&P Merval de BYMA cayó un 0,9%, a 40.435 unidades pese a que el martes (tras el cierre del mercado local) el MSCI anunciara que la Argentina se mantiene por ahora dentro del índice de "Mercados Emergentes", aunque advirtió que el país podría ser eliminado del Índice si hay un mayor deterioro en el acceso del mercado.

En Nueva York, las principales bajas fueron registradas por las acciones de Corporación América (-7,4%), Despegar (-5,8%) y Tenaris (-5,7%). Mientras que, en Buenos Aires, los títulos con caídas más fuertes fueron: Holcim (5,5%), Central Puerto (4,9%) y Cablevisión (4%), mientras que Telecom, Valores y BBVA terminaron con subas de hasta el 2,7%.

Joaquín Candia, analista de Rava Bursátil, mencionó que "hay que tener en cuenta que la ponderación del país en el índice de Emergentes es muy pequeña dado que pocos papeles forman parte del mismo, es por esto que la noticia no logró sobreponerse a la negatividad internacional".

En la Bolsa de Nueva York, en este sentido, los tres principales índices registraron el miércoles su mayor caída porcentual diaria en casi dos semanas afectados por las tensiones que se generaron entre Estados Unidos y Europa luego de que el primero esté analizando aplicar nuevos aranceles a la importación de productos de algunos países del viejo continente.

Sumado a esto, en algunos estados norteamericanos se contabilizaron nuevos casos de coronavirus, lo cual marca nuevos records de contagios y agrega incertidumbre sobre cómo será la recuperación económica de los distintos países. En simultáneo, el FMI dió a conocer proyecciones muy negativas sobre las caídas en las economías de distintos países del mundo, lo que le justificó el miedo de los inversores.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó un 2,72%, a 25.445,94 unidades; el S&P 500 perdió un 2,59%, a 3.050,33 unidades; y el Nasdaq Composite disminuyó un 2,19%, a 9.909,17 unidades.

Desde Rava Bursátil, el analista Joaquín Candia destacó que "las dudas persisten entre los inversores de EEUU ya que los retrocesos en los precios son mucho más fuertes que las alzas de los mismos, haciendo que la caída de este miércoles sea congruente con la suba de 10% del VIX (Índice de volatilidad)".

"Que Wall Street intercale un respiro tras volver a aproximarse a los máximos resulta razonable en busca de consolidar los importantes niveles alcanzados, mientras se sigue de cerca la evolución del rebrote de contagios ante la reapertura de la economía", destacó el economista Gustavo Ber.

Señaló, en relación a esto, que "una vez más los activos locales quedan 'rehén' del humor externo, toda vez que ha sido el apetito por riesgo global el principal 'driver' para la fuerte recuperación que ensayaba desde los mínimos, desplazando así la influencia de los acontecimientos domésticos y es por ello que el fuerte rebote técnico llegó aún ante mayores incertidumbres económicas".

Bonos y riesgo país

El riesgo país argentino rebotó un 2,7% a 2.514 unidades, tras haber tocado su mínimo en tres meses y medio, a la espera de novedades con relación al canje de la deuda.

Por su parte, los principales bonos en dólares terminaron mixtos en una plaza selectiva de negocios centrada en las emisiones dolarizadas de mayor plazo. El Bonar 2024 cedió un 0,4% y el Discount bajo ley argentina, un 1,1%, mientras que el Bonar 2020 registró ínfima suba.

El mercado permanece atento a las negociaciones del Gobierno luego que extendiera hasta el 24 de julio el plazo límite para llegar a un acuerdo con acreedores en las negociaciones por la reestructuración de la deuda soberana por u$s66.000 millones.

Ber comentó que "con la reanudación de las negociaciones con los acreedores surgen mayores tironeos respecto a los términos legales, lo cual amplía las complicaciones para llegar a un acuerdo ya que no sólo las divergencias están en la oferta financiera".

"La distancia del NPV se habría acortado a apenas unos u$s5, mientras que las tensiones se trasladan en especial ahora en la solicitud de las cláusulas incluidas en los bonos del canje del 2005, dado que resultan más protectivas aunque cabe destacar que ya no son habituales", explicó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario