Banco Central Europeo lanzará un mecanismo de compra de bonos por 750.000 millones de euros

Finanzas

Con el objetivo de salvar a los países más afectados por la pandemia, BCE comunicó que comprará deudas para aliviar los costos.

El Banco Central Europeo (BCE) anunció hoy, luego de una reunión de emergencia, el lanzamiento de un paquete de compra de deuda pública y privada por un monto total de 750.000 millones de euros, para "contrarrestar los graves riesgos" que plantea el coronavirus para la zona euro.

Las compras se llevarán a cabo hasta finales de 2020 y se extenderá también a documentos comerciales de suficiente calidad crediticia para evitar una expansión mayor de la crisis en un "momento extremadamente desafiante" y, a su vez, asegurar que "todos los sectores de la economía puedan beneficiarse de condiciones financieras favorables que les permitan absorber este shock".

"Tiempos extraordinarios requieren una acción extraordinaria. No hay límites para nuestro compromiso con el euro. Estamos decididos a utilizar todo el potencial de nuestras herramientas dentro de nuestro mandato", afirmó la directora del BCE, Christine Lagarde, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

La decisión del banco fue adoptada en una reunión no programada este miércoles por la noche luego de que diversos países de la Unión Europea (UE) vieran aumentar sus costos de endeudamiento tras anunciar medidas de gasto adicionales para paliar la crisis.

Según informó el BCE en un comunicado, el Programa de compra de emergencia pandémica (PEPP, por sus siglas en inglés) busca "contrarrestar los graves riesgos para el mecanismo de transmisión de la política monetaria y las perspectivas para la zona del euro".

"El Consejo de Gobierno (organismo superior del BCE) terminará las compras de activos netos bajo PEPP una vez que juzgue que la fase de crisis del coronavirus Covid-19 ha terminado, pero en cualquier caso no antes de fin de año", aseguró la autoridad monetaria europea.

A su vez, dijo que se hará "todo lo necesario" para superar la crisis, lo que incluye "aumentar el tamaño de sus programas de compra de activos y ajustar su composición, tanto como sea necesario y durante el tiempo que sea necesario" y que explorará "todas las opciones y todas las contingencias para apoyar a la economía a través de este shock".

"El BCE no tolerará ningún riesgo para la transmisión fluida de su política monetaria en todas las jurisdicciones de la zona del euro", afirmó.

En los últimos días, los bancos centrales de las principales potencias económicas relajaron sus tasas de interés y aplicaron agresivas políticas de expansión monetaria para evitar que el freno en la actividad económica arrastre mayores consecuencias.

Entre ellos, la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) dispuso una inyección de u$s700.000 millones en la recompra de títulos de deuda y la baja de la tasa monetaria hasta el rango casi cero.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario