El S&P Merval amortiguó mal clima externo: cedió 1,8% (pero ya vale menos de u$s300)

Finanzas

Condicionado por contexto global muy negativo, el principal indicador de BYMA bajó a 41.765 unidades. La suba del dólar CCL moderó la caída en pesos. Los inversores se mantuvieron cautelosos por el clima global y local.

En medio de la incertidumbre por la economía local tras las recientes trabas impuestas por el Banco Central (BCRA) al mercado cambiario, los activos argentinos profundizaron este lunes su mal momento ante dudas hacia las inversiones de riesgo, por mayores temores globales a los efectos del rebrote de la pandemia del coronavirus, sumado a la noticia de que varios de los principales bancos del mundo estarían involucrados en la operatoria de lavado de dinero.

Pese a este negativo panorama, una nueva suba del dólar CCL (rozó los $140) logró moderar las pérdidas del índice bursátil S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA), que perdió solo 1,8%, a 41.765 unidades, después de caer cerca del 4% en el inicio de la jornada.

Desde que se conocieron las nuevas medidas referidas al dólar, el índice acumula una baja del 8.7%. Mientras que, en lo que va del mes, retrocede cerca del 13%.

Por su parte, medido al tipo de cambio CCL el panel perforó este lunes los u$s300 (cerró en torno a los u$s291), algo que no sucedía desde marzo pasado.

En lo que respecta a la jornada, las caídas más pronunciadas las registraron las acciones de Ternium (-4,6%); del Grupo Financiero Valores (-4,1%); de YPF (-4%); de Transportadora de Gas del Norte (-3,7%); y de Aluar (-3,4%).

El S&P Merval estrenó este lunes su nueva conformación, con el ingreso de las acciones de las cementeras Loma Negra (+2,5%) y Holcim (+0,2%).

Operadores coincidieron en que el mercado solo busca coberturas y se muestra vendedor en casi todos los segmentos ante el mal clima inversor local y externo.

"La reacción del mercado ante las nuevas medidas cambiarias implementadas por el Gobierno fue claramente negativa. A poco tiempo de haber reestructurado su deuda, la Argentina ya muestra una curva con pendiente negativa y el Merval volvió a los niveles mínimos que había alcanzado en el inicio de la pandemia", señalaron desde Portfolio Personal Inversiones (PPI).

La semana pasada, el BCRA limitó el acceso corporativo a divisas y ajustó las restricciones cambiarias para los ahorristas en un intento de preservar sus limitadas reservas.

Así, los efectos positivos del reciente acuerdo de Argentina con acreedores por unos 100.000 millones de dólares se desvanecieron rápidamente y ahora se espera la negociación de un crédito por 57.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que fue otorgado en 2018 bajo la administración macrista.

"No mejora la Bolsa. Por lo menos, hoy puede decirse que la situación negativa fue general. Distintos factores influyen, pero la ´reaparición´ del virus maldito en el mundo europeo fue determinante", comentó un analista.

En Wall Street, las acciones de compañías argentinas cedieron hasta más de 7%. Entre las mermas más pronunciadas del día aparecieron, los papeles de YPF (-7,4%); de Despegar (-6,9%); del Grupo Supervielle (-6,3%); Tenaris (-5,8%); y de Cresud (-5,7%).

Solo los papeles de los unicornios Mercado Libre, y Globant evitaron las bajas, y terminaron con alzas del 1,4% y del 1,1%, respectivamente.

adrs 21-9-20.jpg

Bonos y riesgo país

En el segmento de renta fija, los nuevos bonos cerraron con pérdidas de hasta casi 6%, tras acumular la semana pasada una merma de hasta el 13%, mientras que post canje registran bajas superiores al 20%.

Los títulos soberanos en dólares bajo ley local cayeron entre 2% y casi 4% a lo largo de toda la curva. Se destacaron los retrocesos del Bonar 2035 (AL35) y del Bonar 2041 (AL41), que cedieron el 3,3% y 3,5% cada uno.

Por su parte, los bonos soberanos en dólares bajo Ley Nueva York se hundieron hasta 5,8% en promedio. Entre ellos, sobresalieron las caídas del Global 2030 (GD30) y del Global 2046 (GD46), del 6,3% y 6,1%, respectivamente.

"Un mercado de bonos que se estaba acomodando a la salida del canje y buscaba normalizarse en tasas de entre 11,5/12,5% anual en promedio, saltó a niveles de 14/15% anual, con paridades promedio nuevamente en la zona de 42/44%", comentó un analista.

Las fuertes bajas quedaron plasmadas en el riesgo país argentino, que subió 6,3% a 1.338 puntos básicos, frente a los 1.083 puntos básicos anotados el 10 de septiembre tras reconfigurarse con los nuevos bonos.

Por último, la renta fija en pesos, la tendencia se repitió pero con una menor magnitud. Los bonos en pesos sufrieron bajas de hasta 2%, que se fueron acentuando en el tramo largo de la curva CER. Las pérdidas más pronunciadas las sufrieron el TC23 y PR13, con un -2% y -1,2%, respectivamente.

"Los inversores prefieren seguir evitando el riesgo argentino hasta que la incertidumbre se disipe aunque sea un poco y ya luego de tener los nuevos bonos, los venden para migrar a activos de cobertura o directamente quedarse líquidos", comentaron en una sociedad de bolsa.

Wall Street

Wall Street cayó el lunes ya que la preocupación sobre nuevas medidas de contención del coronavirus y la incapacidad del Congreso estadounidense de lograr un acuerdo sobre más medidas de estímulo generó temores sobre otro impacto a la economía local.

La muerte de la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos Ruth Bader Ginsburg también hizo que sea menos probable que se apruebe otro paquete de estímulo en el Congreso antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, lo que provocó grandes caídas en el sector de la salud.

El Dow Jones perdió hasta 900 puntos y el índice de volatilidad CBOE se disparó a su nivel más alto en casi dos semanas. El S&P 500 terminó la sesión con una caída de alrededor del 9% desde su cierre récord del 2 de septiembre tras recortar pérdidas que lo llevaron casi a territorio de corrección.

El Congreso estadounidense se encuentra por meses en un punto muerto sobre el tamaño y la forma de un quinto proyecto de respuesta al coronavirus, por sobre los 3 billones de dólares ya aprobados.

Los proveedores de atención médica se vieron presionados por la incertidumbre sobre el destino de la Ley de Atención Médica Asequible (ACA, por sus siglas en inglés), más conocida como Obamacare, con las acciones de Universal Health Services cayendo con fuerza.

La muerte de Ginsburg podría llevar a un empate en la votación cuando la Corte Suprema escuche un desafío a la constitucionalidad del ACA en noviembre, dijeron Mizuho, Stephens Inc y otras firmas de servicios financieros.

Los índices de Wall Street han caído en las últimas tres semanas ya que los inversores se deshicieron de las acciones tecnológicas tras un repunte que llevó al S&P 500 y al Nasdaq a máximos récord.

Otra serie de restricciones para los negocios amenazará una naciente recuperación en la economía en general y sumaría presión sobre los mercados bursátiles, según analistas. La primera ronda de confinamiento en marzo llevó al S&P a sufrir su peor caída mensual desde la crisis financiera mundial.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 509,72 puntos, o un 1,84%, a 27.147,7 unidades; el S&P 500 perdió 38,41 puntos, o un 1,16%, a 3.281,06 unidades; y el Nasdaq Composite bajó 14,48 puntos, o un 0,13%, a 10.778,80 unidades.

JPMorgan Chase & Co y Bank of New York Mellon Corp descendieron un 3,1% y un 4%, respectivamente, tras los reportes de que varios bancos mundiales movieron grandes sumas de fondos supuestamente ilícitos durante casi dos décadas a pesar de las señales de alerta sobre los orígenes del dinero.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario