5 de febrero 2024 - 15:48

Dólares de la soja: crisis en China y ola de calor local amenazan ingreso de divisas al BCRA

Las perspectivas son pesimistas para los mercados agrícolas. Eso, sumado al tipo de cambio y la caída de los mercados chinos, dibuja un escenario de por más desafiante para la cosecha, los precios y la estabilidad económica local.

 Con temperaturas máximas que alcanzan los 38°C, la preocupación aumenta, puesto que, si en los próximos 15 días no hay cambios, la situación podría resultar en un colapso de la cosecha.

 Con temperaturas máximas que alcanzan los 38°C, la preocupación aumenta, puesto que, si en los próximos 15 días no hay cambios, la situación podría resultar en un colapso de la cosecha.

Depositphotos

Las condiciones climáticas actuales empujan a la soja de primera a un momento crítico en materia de definición de rendimiento. Con temperaturas máximas que alcanzan los 38°C, la preocupación aumenta, puesto que, si en los próximos 15 días no hay cambios, la situación podría resultar en un colapso de la cosecha. Una situación que se agrava con la crisis bursátil en China, la cual luce peor para el corto plazo.

En tan solo siete días, el área cultivada en condiciones excelentes "disminuyó del 90% al 65%, con un 10% de lotes calificados como regulares o malos", indica un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). "Esta problemática afecta significativamente a la región núcleo, donde la soja de primera, que prometía una gran campaña, ahora se ve amenazada", sostiene el documento.

El predominio de altas temperaturas y escasez u ausencia de precipitaciones está dejando su marca en el estado de los cultivos. En particular, "en zona núcleo se registró una importante caída en el porcentaje de lotes en condiciones buenas a excelente", confirma a Ámbito, Ariel Tejara, responsable del Departamento de Análisis de la corredora Grassi S.A.

Según indica el analista, esta situación comienza a limitar el potencial de rindes. Ya que, si bien hay que destacar que algunas zonas puntuales recibieron algunas lluvias el fin de semana, "no ha sido generalizado. Los efectos más negativos se están sintiendo, principalmente, en los lotes de menor calidad", agrega Tejara.

El panorama se complica aún más con factores adicionales. Por una lado, a nivel financiero, la incertidumbre se amplía con la situación en China, en dónde los mercados bursátiles no encuentran piso y este lunes profundizaron la mala performance con el Shanghai Composite, que cedió más de 1%. Eso agudiza una crisis que suma en los últimos seis meses un rojo de 17,82%. En tanto, el Hang Seng de Hong Kong acumula en ese mismo período una caída del 20,62%.

La crisis china bajo la lupa de los expertos

Y es que como bien explica el asesor e idóneo en el mercado, Gastón Lentini, en declaraciones a este medio, en los últimos diez años, las acciones chinas han experimentado una tendencia a la baja, en contraste con el crecimiento continuo de las estadounidenses.

"Cambios normativos drásticos, como la declaración de que las empresas de educación deberían ser sin fines de lucro, y la desaparición del fundador de Alibaba, marcaron un cambio de rumbo en la política y economía chinas", advierte.

Para Lentini, la crisis financiera en China, particularmente con la liquidación de una importante empresa desarrolladora y constructora debido a su abrumadora deuda (Evergrande), plantea preocupaciones a nivel global. Y, en ese contexto, el asesor desliza que "la posible disminución en la demanda china de productos agrícolas, como la soja", podría tener un impacto negativo en los valores de las commodities, lo que -sumado al factor del clima local- podría lastrar el impacto de la gruesa esperada para marzo.

Así, para el analista, este año se presenta lleno de incertidumbres, "con la necesidad urgente de que Estados Unidos reduzca las tasas de interés de referencia para contrarrestar un esperado menor crecimiento a nivel mundial", tal como espera el Fondo Monetario Internacional (FMI). Algo de lo que los países emergentes exportadores de materias primas, como la Argentina, podrían beneficiarse.

dragon china.jpg

Para Dante Romano, docente de la Universidad Austral y analista de Fyo, consultora experta en agro y mercados, "China está dando muchas señales complicadas". El experto en agronegocios sostiene que, por primera vez, en el gigante asiático, la población total no crece, la producción industrial cae por cuarto mes consecutivo y, como si eso fuese poco, "están en un proceso de liquidación de cerdos para tratar de levantar el precio, pero esto hace caer tanto los del maíz, como los de la soja por un menor consumo", explica.

Según Romano, las autoridades chinas están buscando la forma de consumir más maíz y menos harina de soja en las mezclas, así como acelerar el proceso de autorización para semillas transgénicas para implantar soja en China. Un revés para la Argentina, puesto que esto le permitiría aumentar rindes y bajar compras.

"Todas estas noticias son negativas para los precios, algunas son inmediatas, otras más de mediano plazo, pero esto está descontado en los precios", asegura el docente.

China en apuros: cómo impacta el hondazo en Argentina

Tal como se dijo, en el actual escenario global, los precios enfrentan desafíos. Según Tejera, hay incertidumbres respecto al futuro de la demanda china, "especialmente en lo que respecta a la soja".

El analista señala que el mercado percibe cierta debilidad en las exportaciones estadounidenses, ya que los precios en Chicago han experimentado una marcada disminución desde finales de 2023. Además, la oferta muestra tranquilidad, respaldada por un sólido volumen de producción en Brasil, "a pesar de algunas dudas que persisten en torno al resultado final de la campaña".

Esto podría afectar directamente las exportaciones argentinas, puesto que China es un importante socio comercial para la Argentina y cualquier disminución en la demanda resultaría en una reducción de las exportaciones de productos agrícolas, como la soja. Lo cual tendría un impacto directo en el ingreso de divisas al país y obstaculizar la tan anhelada estabilidad económica.

Sin mayores expectativas, menos dólares para el BCRA

Por su parte, el analista de mercados y agronegocios Salvador Vitelli, sostiene que, según su análisis, el cual siempre arrojó una cosecha más moderada y "no récord", empieza a confirmarse: efectivamente se está alejando "esa cosecha récord". No obstante, el hombre de Romano Group sostiene que la cosecha se va a normalizar un poco comparada con la del año pasado, "pero no mucho más".

Lo que sí puede agravar la situación para Vitelli es la crisis en los mercados asiáticos, la cual puede llegar a sumar presión, pues, en rigor, "el mercado de commodities está muy integrado al mundo, donde todas las variables influyen y, sin dudas, la crisis allí puede llegar a presionar, debido a que uno de los principales países que tracciona demanda es China".

Así, como indica Vitelli, un colapso de los mercados financieros en esas latitudes, "también puede llegar a pegar en el mercado local", sobre todo en los contratos a futuros, con desarmes de posiciones y demás, y por supuesto, también en una menor demanda. Por ende, "eso también nos golpea a nosotros, no solamente por las cantidades, sino también por los precios".

Las perspectivas para los mercados agrícolas, "no son buenas"

En lo que respecta a análisis de perspectivas para los mercados agrícolas, "no son muy buenas". Vitelli señala que no hay perspectivas de subas muy fuertes tanto para la soja como para el maíz, incluso desliza que en cuanto a la soja "hay algunas percepciones más bien pesimistas".

Por ende, lo que iba a ser una cosecha de récord, "no solamente que no lo será, sino que también los precios se han deprimido bastante, y además juega muy fuerte la cuestión cambiaria a nivel local", advierte el analista, que por último menciona el problema de los derechos de exportación y "su impacto en los productores, quienes reciben un valor significativamente menor por sus productos al liquidarlos en el mercado internacional".

Esta situación puede generar retrasos en las ventas, ya que los productores pueden optar por retener sus granos como una estrategia de ahorro, especialmente durante períodos de bajos precios en el mercado local.

Así las cosas, las condiciones climáticas adversas, marcadas por altas temperaturas, han llevado a algunos analistas a tachar a la "soja de peronista", puesto que ha tenido ciclos de muy buenos rindes que coinciden con gobiernos populares, salvo el año pasado, cuando una tremenda sequía bajó los rendimientos muy fuerte.

En tanto, por ahora, la soja de primera está en un momento crítico, lo que se agrava con la crisis bursátil en China, donde la incertidumbre financiera y la posible disminución en la demanda de productos agrícolas, podría impactar a nivel local. Estos factores, junto con la perspectiva pesimista para los mercados agrícolas y la cuestión cambiaria local, apuntan a un escenario de por más desafiante para la cosecha, los precios y la estabilidad económica en Argentina.

Dejá tu comentario

Te puede interesar