Por qué HSBC y Nokia lideraron las caídas en los mercados de Europa

Finanzas

Las pérdidas de HSBC y Nokia arrastraron a los mercados del continente, que registraron bajas de hasta 1,6%, en un contexto en el cual prima el temor por un rebrote de casos de coronavirus en el mundo y la expectativa respecto a la asistencia monetaria.

Las pérdidas de HSBC y Nokia arrastraron a los mercados europeos este miércoles, en un contexto en el cual prima el temor por un rebrote de casos de coronavirus en el mundo y la expectativa respecto a la asistencia monetaria en el continente.

El índice paneuropeo STOXX 600 cayó 0,7% por el descenso de sectores como bancos, viajes y ocio y automóviles. Sin embargo, la contracción fue limitada en parte por las ganancias de los papeles de materias primas y servicios públicos.

Nokia fue la empresa de peor desempeño, al desplomarse un 8,1% por la preocupación ante la posible pérdida de su cliente clave, Verizon, en Estados Unidos. JPMorgan bajó la calificación la empresa finlandesa a "neutral".

Las acciones europeas habían alcanzado un máximo de casi un mes previamente esta semana por unos mejores datos económicos y las apuestas a una rápida recuperación económica en China, pero los inversores siguen cautelosos respecto a los avances del fondo de recuperación de la Unión Europea y la próxima temporada de ganancias.

Entre las principales bolsas, las reducciones más importantes las sufrieron el IBEX 35 de Madrid (-1,6%) y el CAC 40 de París (-1,2%).

En el mismo sentido, el referencial de Londres cayó principalmente por un descenso del 3% en la firma HSBC, que se produjo luego de que los principales asesores del presidente de EEUU, Donald Trump, consideraran medidas para debilitar la vinculación de la moneda de Hong Kong con el dólar estadounidense, lo cual podría limitar la capacidad de los bancos del país asiático para comprar la divisa norteamericana.

No obstante, algunos sectores que cotizan dentro del FTSE británico, como el de empresas de mediana capitalización, recortaron pérdidas luego de que el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, prometiera estímulos adicionales por 30.000 millones de libras.

Economistas y estrategas de ING dijeron que si bien los anuncios fueron innovadores, es poco probable que cambien las perspectivas económicas para Reino Unido y solo podrían proporcionar un pequeño respiro a los mercados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario