El S&P Merval sumó su tercera suba en fila; pero el riesgo país rebotó 2%

Finanzas

El índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) revirtió la tendencia inicial a la baja y subió un 1,6% a 51.645 puntos. En cambio, los bonos nominados en dólares bajaron de hasta 3,6% luego de varias jornadas con avances.

Tras un comienzo en terreno negativo, la bolsa porteña se dio vuelta a media jornada y logró anotar este martes su tercera suba en forma consecutiva, a contramano de los mercados del mundo, en una jornada en la que el riesgo país argentino subió por primera vez en el mes, con los inversores poniendo el foco en las negociaciones entre el Gobierno y Fondo Monetario Internacional (FMI) para renegociar un crédito que acordó el país bajo la administración de Mauricio Macri.

Pese a producirse una toma de ganancias en los principales índices en Wall Street, el S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) sumó un 1,6%, a casi 52.000 unidades, después de anotar una suba de 3,1% en las dos rondas previas.

Los avances más importantes de la rueda fueron registrados por los papeles de Cresud (+5,6%); Loma Negra (+4,2%); y Transportadora de Gas del Sur (+3,6%). También terminaron con firmes alzas los activos del segmento financiero, que ganaron hasta 2,8% (Banco Macro lideró incrementos).

Por su parte, en Wall Street, los ADRs argentinos cerraron con mayoría de alzas, entre las que sobresalió la importante suba de casi 21% por parte de IRSA Propiedades Comerciales (IRCP), después de que anunciara que pagará "un excelente dividendo" a sus accionistas, comentaron operadores. Por cada acción local, la empresa de Eduardo Elsztain abonará $76,97 y por cada ADR $307,90 (unos u$s3,85 al tipo de cambio oficial). En el panel general de la bolsa porteña, la suba de IRCP se acercó al 30% (fue de 28,5%).

IRSA Propiedades Comerciales es controlada por IRSA que, a su vez, forma parte de la agropecuaria Cresud. Estas últimas dos vienen de realizar un exitoso canje de deuda, despejando las obligaciones de corto y mediano plazo, algo que ayudar a mejorar las perspectivas de sus negocios, remarcaron desde Porfolio Personal Inversiones (PPI).

Para IRSA Propiedades Comerciales, en particular, crece además el optimismo ante la mayor apertura de shoppings con la salida de la cuarentena, mientras que, al mismo tiempo, la venta de cuatro pisos de la Torre Boston en la Ciudad de Buenos Aires le generó un ingreso de aproximadamente u$s23 millones, aliviando la caja de la compañía para el cumplimiento de obligaciones y capital de trabajo.

Todas estas señales llevaron a la acción de IRSA Prop. Comerciales a rebotar desde u$s7,5 en octubre, a u$s14 este martes, lo que representa un salto del 86,7% en un mes. Desde sus mínimos de u$s5,1 de 2020, la acción acumula una disparada del 174,5%.

Otras performances destacadas del día, pero de menor magnitud, fueron las de Corporación América (+8%) -que ya acumula en lo que va de noviembre un salto del 80%; las de YPF (+4,9%); y las de Central Puerto (+4,5%). Los bancos, por su lado, exhibieron subas de hasta 2,9% (Banco Macro y Galicia).

adrs rava 17-11.jpg

A nivel local, operadores ponderaron los buenos resultados de actividad industrial durante septiembre. Según datos de la UIA, la industria anotó el primer dato positivo interanual en lo que va de 2020. "Si bien por el momento no logra estabilizarse en los niveles pre-pandémicos, refleja una mejoría notable ya que hay que recordar que la industria fue uno de los sectores más rezagados y castigados por la pandemia", comentó Javier Rava, director de Rava.

A su vez, los inversores seguían de cerca el debate en la Cámara de Diputados sobre el proyecto de ley que busca recaudar unos 300.000 millones de pesos (unos 3.750 millones de dólares) a través de un aporte fiscal único y extraordinario de las grandes fortunas para financiar la asistencia estatal.

Tras haber testeado nuevos máximos históricos ante apuestas por las vacunas, la bolsa de Nueva York cayó este martes hasta 0,6%, tras conocerse que las ventas minoristas en EEUU crecieron solo 0,3% en octubre, un dato peor al esperado por el mercado que estimaban un aumento del 0,5%.

Bonos y riesgo país

En el segmento de renta fija, por su parte, los bonos soberanos nominados en dólares bajaron en ambas legislaciones hasta más de 3,5%, luego de varias jornadas con avances. Las mayores caídas las registraron el Global 2038 D (-3,6%); y el Global 2030 D (-2,6%).

Por ende, el riesgo país argentino, que mide el banco JP.Morgan, rebotó un 2% a 1.350 puntos básicos, lo que representa el primer incremento en lo que va de noviembre.

Por su parte, la deuda en pesos volvió a operar en terreno negativo, con pérdidas de entre 0,5% y 1,7% en promedio, tanto para el tramo CER, como para los títulos que ajustan por Badlar. Las ledes, en tanto, se operaron en niveles de tasas del 33% en el tramo corto, del 38% en el tramo medio y del 42% en el tramo largo.

Finalmente, la deuda soberana en pesos vinculada al dólar se operó en niveles de tasa de -4,5% y -1% de TNA para los vencimientos 2021 y 2022 respectivamente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario