21 de diciembre 2007 - 00:00

Absurda violencia para recordar la violencia

Menos demil activistasde diversasbandaspiqueterashicierondestrozos en la Ciudad.
Menos de mil activistas de diversas bandas piqueteras hicieron destrozos en la Ciudad.
Activistas de izquierda y agrupaciones piqueteras volvieron ayer a irrumpir violentamente en la Ciudad de Buenos Aires al marchar hacia la Plaza de Mayo para «recordar» a las 30 víctimas de las jornadas del 19 y el 20 de diciembre, cuando cayó el gobierno de Fernando de la Rúa.

Además reclamaron a Cristina de Kirchner por las resoluciones de los conflictos en el casino flotante, en el subte y en el Hospital Francés, entre otros.

Los violentos destrozaron el frente del Banco HSBC ubicado en Avenida de Mayo con bombas molotov mientras se dirigían a la Plaza. Este banco fue uno de los lugares donde murió uno de los manifestantes de ese diciembre, Gustavo Benedetto.

Las explosiones afectaron además camionetas estacionadas, teléfonos públicos y hasta un local de McDonald's asentado en la esquina de Diagonal Sur y la Avenida 9 de Julio.

«No bien vimos esos incidentes decidimos parar hasta tanto no se frenara con la violencia», le dijo a este diario uno de los manifestantes del Movimiento Territorial de Desocupados. Sin embargo, minutos más tarde, un grupo de piqueteros de La Matanza se paró desafiantemente con palos y capuchas frente a los vallados que los separaban de los policías en posición defensiva.

Fue una simple provocación que no pasó a mayores ya que los encapuchados desistieron en su postura y se terminaron uniendo al acto que se estaba desarrollando en la Plaza.

De todas maneras, los bombos y los estribillos se encargaron de mantener latente su bronca contra los agentes de la Federal.

«Ya van a ver, los pibes que vos linchaste van a volver» o «Vamos a llenar de ratis el paredón» fueron algunos de los cánticos que mostraban la tensión que provenía del sector piquetero.

Tres columnas de activistas se dividieron la entrada a la Plaza, por Avenida de Mayo, Diagonal Sur y Diagonal Norte.

Infaltables fueron los clásicos «tres tiros», bengalas y bombas de estruendo que mantenían en vilo a los transeúntes que por allí pasaban.

Se llegó a ver, además, a una dirigente barrial tomando lista al grupo piquetero que la había acompañado desde el conurbano bonaerense, y los vendedores ambulantes aprovecharon para ofrecer sándwiches de milanesa, chocolates y hasta una parrillada «piquetera» de chorizos y hamburguesas.

En tanto, desde el escenario montado en la mitad de la Plaza seguían con los agradecimientos hacia sectores universitarios y estudiantiles presentes, tales como el centro de estudiantes de la Escuela Superior Carlos Pellegrini y el del Nacional de Buenos Aires.

Entre las agrupaciones estaban el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), el Partido Obrero (PO), el Movimiento Al Socialismo (MAS), los trabajadores del Casino de Buenos Aires, los trabajadores agrupados por el Sindicato de Mensajeros y Cadetes (Simeca), el Partido Comunista (PC) y distintas fracciones de la CTA.

Activistas del Partido Obrero, del MST y empleados del Casino que se hallan en conflicto luego del despido de 60 de sus colegas, se concentraron en el Congreso para marchar por Avenida de Mayo.

Por su parte, la agrupación MAS arribó a la Plaza de Mayo por Diagonal Sur, y el MST, el Partido Comunista y el Movimiento Territorial Libertad (MTL) marcharon por Diagonal Norte.

Por otro lado, durante la mañana los violentos de Quebracho también habían realizado una marcha para recordar a los fallecidos en aquellas jornadas de diciembre de 2001 que derivaron en la renuncia del entonces presidente, Fernando de la Rúa.

Habían marchado por Avenida de Mayo hasta Chacabuco, y se detuvieron frente a las instalaciones del Banco HSBC, que a la tarde fue atacado por encapuchados.

Dejá tu comentario

Te puede interesar