Aseguran que la Gioconda fue retratada poco después de dar a luz

Información General

El mayor análisis científico de La Gioconda" realizado en 50 años ha dejado al descubierto algunos secretos inesperados, entre ellos que la enigmática mujer retratada por Leonardo Da Vinci acababa de dar a luz a su segundo hijo al momento de posar para esa obra.

Científicos canadienses y franceses afirmaron en una conferencia de prensa realizada en la ciudad de Ottawa que revisaron la pintura con tecnología de infrarrojos tridimensional y detectaron, entre otras cosas, que Da Vinci pensó en cambiar su composición en varias ocasiones.

El equipo de investigadores ha utilizado un sofisticado escáner por láser, en colores y en tres dimensiones, para no sólo aportar este detalle sino también garantizar que el famoso cuadro goza de buena salud.

El uso de la tecnología posibilitó observar que el vestido de la mujer estaba cubierto con un delgado y transparente velo, accesorio habitual en el siglo XVI para las mujeres que estaban embarazadas o que acababan de dar a luz.

En el pasado había sido imposible detectar el velo debido a la falta de tecnología tridimensional adecuada para examinar por los dos lados la pintura, señaló Bruno Mottin, del Centro de Investigación y Restauración del Museo del Louvre.

"Podemos decir ahora que la pintura fue pintada para conmemorar el nacimiento del segundo hijo de la Mona Lisa, lo que nos ayuda a fechar de manera más precisa (su creación) alrededor de 1503", subrayó Mottin en la conferencia de prensa.

La mujer que posa en esta obra maestra del siglo XVI -que se exhibe en el Museo del Louvre- sería Lisa Gherardini, esposa de un rico comerciante de seda y originalmente fue pintada llevando un largo velo transparente hecho de tela de gasa.

Bajo la luz normal, parte de esta vestimenta es visible en la zona situada a mano derecha de la pintura, pero aparece simplemente como parte del fondo de la obra.

A mayor abundancia de hechos, los investigadores dijeron que la pátina del tiempo ha oscurecido algunos elementos de la pintura.

El estudio en tercera dimensión aplicado en este caso es una variante del equipo usado por los astronautas norteamericanos, en particular en trabajos de reparación en el transbordador espacial.

Mottin indicó también que, contrario a la creencia generalizada, la mujer no tenía el pelo completamente suelto, pues usaba una especie de sombrero que sólo le deja libres unos rizos que caen sobre sus hombros.

Sobre el estado físico de la pintura, los investigadores señalaron que presenta algunos detalles que deben ser atendidos, aunque consideraron adecuadas las condiciones en que es resguardada en el Museo del Louvre.

"El panel de madera en el que la obra fue pintada es sensible a la temperatura y a las variaciones climáticas.

Sin embargo, si las actuales condiciones en el trato se mantienen, no hay riesgo de degradación", aclararon los científicos.

"La fractura de 12 centímetros ubicada en la mitad superior del cuadro, probablemente debida a una inadecuada manipulación durante el cambio del marco original y reparada entre mediados del siglo XVIII y principios del siglo XIX, permanece estable y no ha
empeorado", añadieron.

"Nuestros resultados corroboran los de estudios anteriores. Aunque esté fisurada, la capa de pintura propiamente dicha se mantiene muy bien unida al álamo que le sirve de soporte", sostuvo John Taylor, uno de los investigadores, en el sitio web del Centro.

Según Taylor, la obra "debería mantenerse intacta durante mucho tiempo si se sigue manteniendo en una caja con temperatura controlada, como es el caso actualmente".

Dejá tu comentario