Conmoción en Coronel Suárez: periodista presa por secuestro y abuso sexual

Información General

Una periodista de la localidad bonaerense de Coronel Suárez fue detenida, acusada de mantener secuestrada durante más de tres meses y someter a abusos sexuales y distintas vejaciones a otra mujer. La conductora televisiva y radial actuó en complicidad con su pareja, Jesús Olivera, quien tras estar prófugo se entregó a ante la Justicia.

La detenida resultó ser Estefanía Heit, de 31 años, quien se desempeñaba en un canal de televisión local, y está acusada, junto a su esposo, llamado Jesús Olivera, de los delitos de "privación ilegitima de la libertad" y "abuso sexual".

El marido de Heit, por su parte, se entregó en Carhué, una localidad ubicada a unos 60 kilómetros de Coronel Suárez, donde ocurrieron los hechos.

Según informó Claudio Lofvall, abogado defensor de la periodista, las imputaciones contra su defendida y manifestó que ella le aseguró que "tenían una relación de amistad" con la persona que ahora la acusa de secuestro y abusos sexuales.

"Me dijo que estaba sorprendida de que la víctima la haya denunciado porque tenían una relación de amistad de hace dos años y que solo por un tiempo ella estuvo viviendo en su casa", señaló el abogado en declaraciones a la prensa.

Este miércoles, Heit será indagada en una dependencia Judicial de la ciudad de Bahía Blanca. El caso se conoció cuando una mujer de 33 años aseguró que había logrado escapar de una casa situada en la calle Grand Bourg al 1800, de Bahía Blanca, donde Heit y su esposo la tenían secuestrada, sometiéndola a condiciones "infrahumanas".

En estado de salud deplorable, la mujer pidió ayuda a las autoridades y enseguida fue internada en un hospital de la zona. Según alcanzó a narrar a las autoridades, había llegado a principios de agosto a Coronel Suárez procedente de la localidad de Choele Choel, Río Negro, por una relación comercial con el propio Olivera, y poco después comenzó su cautiverio.

La mujer aseguró que era sometida sexualmente, golpeada constantemente y alimentada casi exclusivamente con una dieta consistente en polenta y alimento para perros.

Una vez que la fiscal Lorena Villagra tomó conocimiento del caso, ordenó un allanamiento en la casa de la calle Grand Bourg, donde se detuvo a la periodista. Según trascendió en medios locales, Olivera se dedicaría a la parapsicología y estaría vinculado con una secta religiosa.

El comisario Rubén Fernández, de la Policía local, indicó que durante el allanamiento realizado en la casa del matrimonio imputado se encontraron elementos que "prueban fehacientemente los dichos de la mujer, que había sido privada de su libertad, brutalmente golpeada y violada en reiteradas oportunidades".

"La víctima conocía previamente a la pareja. Estaba atada con elementos prácticos, privada de su libertad y en la noche del domingo fue trasladada a una habitación, liberada de sus ataduras pero encerrada bajo llave. Por la ventana de esa habitación pudo escapar", añadió el jefe policial en declaraciones al portal local de Radio Ciudad.

Por su parte, el médico de la Policía Francisco Cortalezzi sostuvo que la víctima tenía un nivel de desnutrición y deshidratación importante, con una debilidad muscular que hacía que no pudiera deambular por sus propios medios.

"Si hubiesen pasado unos días más no la hubiésemos encontrado con vida", añadió el profesional, dando cuenta de la gravedad del cuadro en que se encontraba la víctima.

"Las lesiones que tenía en todo su cuerpo eran de por lo menos 20 días. Ella me refirió que le daban de comer polenta con alimento para perros muy de vez en cuando, por eso su estado de debilidad. No daban los análisis signos de drogadicción", informó además por el mismo portal.

Dejá tu comentario