Córdoba: vientos reavivaron los incendios

Información General

Los incendios registrados en el valle de Punilla y el norte de Córdoba se incrementaron esta tarde por los cambios de intensidad y dirección de los vientos, y hubo evacuados en zonas vecinas a Cosquín y San Roque, mientras en el norte las llamas se acercaban a San Pedro y se sumó a la lucha personal del Ejército, informaron fuentes oficiales y vecinos.

La persistente sequía y los cambios en el viento expandieron los incendios en la zona baja del cerro Pan de Azúcar, vecino a Cosquín, donde varias familias escaparon de sus viviendas, en tanto otras 15 fueron obligadas a hacerlo por los bomberos.

El intendente local, Marcelo Villanueva, estuvo esta tarde en el lugar y dijo estar "muy preocupado" al ver a "los vecinos haciendo todo lo imposible por salvar sus bienes", El jefe comunal, quien formuló declaraciones a una radio cordobesa, se manifestó "muy emocionado" y lloró ante los micrófonos.

El intendente de San Roque, Oscar Valdez, dijo que las llamas bajaron de los cerros hasta la zona poblada y ponían en peligro las viviendas ubicadas en los sectores superiores, algunas de las cuales -que estaban deshabitadas- fueron alcanzadas por las llamas.

Valdez se manifestó desesperado por la situación, a la que consideró "muy grave", porque el fuego está sobre las casas y a unos 400 metros de la ruta que une al pueblo con el resto del Valle de Punilla.

"Las llamas están entrando en la zona poblada, porque el viento ha cambiado de sentido", sostuvo y señaló que "la situación se ha tornado dramática porque hay gente que no quiere abandonar sus casas y las estamos sacando por la fuerza".

Advirtió que "los bomberos, que están trabajando y ponen en riesgo sus vidas, están desbordados".

En tanto, algunos vecinos se sumaron a los bomberos en la lucha contra el fuego, con elementos precarios, para salvar a sus viviendas.

Desde Bialet Masse, una vecina manifestó a LV3 radio Córdoba que veía "cómo el fuego está destruyendo las instalaciones del camping municipal", ubicado a la vera del río Cosquín, cuyo caudal se redujo a un hilo de agua, debido a la sequía.

En el norte cordobés varios focos de incendio persistían en el paraje Orco Suni y cercanías del cerro San Vicente, a pocos kilómetros de la ciudad de Deán Funes.

Un vocero del Plan Provincial de Manejo del Fuego (PNMF) dijo que las 130 personas que luchan contra las llamas -entre bomberos, policías y lugareños- no pudieron evitar que el fuego se extendiera a predios adyacentes al pueblo San Pedro Norte.

Debido a la rotación del viento, unos 20 lugareños fueron evacuados y, según las primeras estimaciones, cerca de 8.000 hectáreas de pastizales y vegetación autóctona fueron destruidas por los incendios.

Las principales dificultades para combatir el fuego en la zona, a unos 150 kilómetros de la capital, son el tipo de flora y lo escarpado del terreno, sumado a los fuertes vientos, la sequía y temperaturas inusualmente altas para la época.

El vocero del PNMF anunció a que a los 600 bomberos y socorristas que desde el fin de semana último combaten el fuego en el Valle de Punilla y el norte cordobés, en las últimas horas se sumaron unos 200 efectivos del Tercer Cuerpo de Ejército.

El ministro de Información Pública de Córdoba, Marcelo Falo, solicitó calma a la población y anunció que se abocarán todas las fuerzas disponibles para superar los incendios.

El funcionario señaló que se aguardaban cambios en el viento, para poder combatir el fuego con aviones hidrantes, mientras el pronóstico para esa zona de la provincia y para el norte, también afectado desde hace días por los incendios, anunció probabilidad de lluvias para el martes próximo.

Dejá tu comentario