Con parálisis cerebral y dificultad para caminar, viaja todos los días a pie para poder estudiar

Información General

Nicole tiene 6 años y nadie le brinda soluciones para aliviar el duro trayecto que recorre día a día yendo a la escuela. Vive sobre la falda de un cerro jujeño y atraviesa caminos llenos de piedras durante 30 minutos. Su historia.

Nicole Huanco tiene apenas 6 años y vive muy cerca de la ciudad jujeña de Tilcara, precisamente en la falda del cerro. Sufre parálisis cerebral y arrastra dificultades para caminar. Pero también para conseguir el transporte o el medio necesario que le posibilite ser trasladada con facilidad.

No cuenta con los recursos económicos para darse el gusto de contratar un vehículo. Vive una realidad que dista de toda comodidad y accesibilidad para concretar el viaje. Pero aunque intentara revertir la situación, el transporte no llega a su casa. Por tal motivo, viaja todos los días a pie, con frío, viento o lluvia.

Nadia, su mamá, de a ratos la lleva alzada para aliviarle el camino. Cuando no lo hace, la va sosteniendo y camina a la par de su hija para evitar que se tropiece por el camino de superficie pedregosa. El desgaste se va a acrecentando con el correr de las horas, los días y los meses. Pero ambas le ponen el pecho a la situación y aguantan. Como pueden. Solas.

“Comienza su día a las 7:30, a las 8 salimos, y nos dirigimos a la escuela. Como no vivimos cerca, tardamos entre 20 y 25 minutos para llegar. La tengo que llevar a mitad de camino alzada, y cuando el terreno es más plano, la bajo. Sale al mediodía de clase y vuelve caminando. Me preocupa que lo haga porque es peligroso y sufre las inclemencias del tiempo también. Le cuesta caminar, pero lo hace igual”, le contó la mamá a Ámbito.

“El camino es difícil, nunca hemos recibido ayuda. No lo limpiaron para sacar las piedras por lo menos; pero no es solo un pedido para Nicole, sino también para los vecinos. Nadie nos ayudó”, remarca.

35ab5f12-bb05-406c-8d1b-db229d667cfd.jpg

El esfuerzo denodado

Siendo madre soltera y rebuscándosela permanentemente sin ayuda de nadie, Nadia sostiene que la crianza de Nicole en Jujuy “fue un gran esfuerzo; estudiaba en el turno mañana, y cuando me enteré de su enfermedad me sacrifiqué con mis estudios para pasarme al turno noche y estar en todo momento con ella. Hoy somos felices a pesar de las dificultades; tenemos mucho sueños, y queremos ayudar a otros niños con discapacidades”. Actualmente, y tras muchos años de esfuerzo, Nadia se recibió de docente de educación especial y desea en un futuro próximo continuar estudiando psicopedagogía.

Los sueños de Nicole

Como todo niño de 6 años, Nicole juega, descubre y sueña. Sueña con un mundo mejor, de igualdades, de oportunidades. Y a ese camino apunta, sin bajar los brazos. “A Nicole le gusta compartir momentos con sus compañeros de la escuela, jugando, riendo. Claro que le gustaría poder hablar y saltar, pero se le dificulta. Pero ella siempre está con una sonrisa a pesar de todo”, agrega Nadia.

Y completa: “Cuando a Nicole le diagnosticaron la parálisis cerebral fue difícil, no sabíamos cómo accionar, pero lo fuimos superando. Lo que más deseábamos era que caminara. Con mucha terapia y acompañamiento lo fue logrando de a poco. Con el tiempo fue logrando cosas impresionantes y eso nos enorgullece mucho, como a ella también. Verla caminar es algo muy bueno. Se siente feliz movilizándose”…

Temas

Dejá tu comentario