El 50% de los porteños se iría a otra ciudad para mejorar la calidad de vida

Información General

La falta de espacios verdes, y la tensión en los sistemas de salud y educación, entre los principales problemas de los vecinos de la Ciudad.

El 50% de los porteños dejaría la ciudad de Buenos Aires para irse a vivir a otra localidad de la Argentina con el objetivo de mejorar su calidad de vida, un deseo que se da en todos los rangos etarios, lo que demuestra que no es solo una aspiración de los más jóvenes, tal como se desprende del relevamiento del Observatorio Gente en Movimiento.

“Observamos que es un fenómeno extendido. Dejando de lado a los mayores de 60 años, en todos los rangos etarios más de la mitad de los porteños se irían vivir a otra ciudad si pudieran”, señala el IV Informe del índice de “Calidad de vida durante la crisis del Covid-19.

En cuanto a los desafíos de las políticas públicas para la pospandemia, el informe advierte que “la educación de gestión estatal en la Ciudad podría verse desbordada si no se plantean políticas urgentes que atienden a la nueva demanda de vacantes”. Es que un 31% de las familias con hijos en colegios de gestión privada, está considerando cambiarlos a una escuela pública.

“De no haber medidas y de mantenerse esta tendencia, este traspaso implicaría una demanda adicional de 93.310 vacantes en las escuelas de gestión pública. Esto implica 9 mil vacantes adicionales con respecto a la medición de junio, agravando aún más la tendencia observada”, alerta el relevamiento de Gente en Movimiento.

Además, un 34% considera cambiar a su hijo a un colegio más barato. “Como también fue señalado en el anterior informe, este fenómeno también implicaría un desafío para el Estado de la Ciudad”, indica y agrega que “el ajuste en gastos educativos del 65% de las familias con hijos en colegios privados se condice con otro dato relevante de esta ronda de campo: el 50% de las familias con hijos en colegios privados considera que no está en condiciones de pagar la próxima cuota de la institución educativa”.

En cuanto a la salud, el 49% de los porteños que tienen una cobertura de salud privada, sea obra social o prepaga, está considerando dejar su cobertura actual y pasar a ser usuario de la salud pública. De hecho, el 32% de los porteños con cobertura de salud privada considera que no está en condiciones de pagar la próxima cuota de su cobertura.

“Ante esto, la ciudad tiene de hecho un sistema de salud pequeño. Por lo que una avalancha de nuevos usuarios podría implicar el colapso en el corto plazo del sistema de salud público. De no haber cambios, esta presión sobre el sistema de salud se traduciría en 936 mil nuevos usuarios en el sistema de salud público. Teniendo en cuenta que 540 mil personas tienen al sistema público como única cobertura, una oleada 936 mil nuevos usuarios implicaría un aumento del 173% de la demanda actual”, advierte Gente en Movimiento.

El informe también surge que la falta de espacios verdes también se sintió durante la cuarentena. Los números oficiales indican que la ciudad posee 6 metros cuadrados de espacios verdes por habitante, mientras que la OMS recomienda al menos 9 metros cuadrados. En ese sentido, “un 67% de los porteños afirman que con mayor cantidad de espacios verdes la cuarentena hubiese sido más llevadera”, relevó la encuesta.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario