Clases virtuales: la transformación de la educación, del Google Meet a los EduTubers

Información General

Con la suspensión de las clases presenciales, diferentes plataformas emergieron y se hicieron cotidianas para docentes, alumnos y familias que acompañan. Ámbito dialogó al respecto con Fernanda Montes de Oca, gerente de Ecosistemas Educativos Hispanoamérica de Google, y Micaela Beloqui profesora de matemática y EduTuber.

Cuando el 16 de marzo se estableció la suspensión del dictado de clases presenciales en todo el país, una nueva etapa se inscribió en la historia de la educación local. Videollamadas, tareas por WhatsApp, nuevas plataformas y hasta clases por YouTube comenzaron a circular entre los estudiantes con acceso a tecnología y conectividad.

¿Qué herramientas se destacaron durante este período?, ¿qué desafíos tuvieron que sortear alumnos, docentes y familias?, ¿la tecnología llegó para quedarse en el ámbito educativo? Los interrogantes alrededor de la nueva realidad impuesta por la pandemia de coronavirus giran también alrededor de la escuela, institución que durante este período, demostró una vez más su rol fundamental e irremplazable.

“Este contexto ayudó a empezar a pensar en un modelo híbrido de educación que combine la metodología de enseñanza tradicional y el mundo digital para sacarle el mayor provecho. Esto implica una transformación cultural, sumar tecnología al aula y no ‘luchar contra los alumnos’: alentarlos a darle un uso productivo a los dispositivos que reconocen como diarios para contribuir al aprendizaje”, dijo a Ámbito Fernanda Montes de Oca, gerente de Ecosistemas Educativos Hispanoamérica de Google.

Para la vocera, “hay una disonancia entre la experiencia del aula (que continúa siendo muy tradicional en Latinoamérica) y la forma en la que los jóvenes eligen divertirse, informarse, comunicarse y relacionarse”. En ese sentido, consideró que la virtualidad se convirtió en una oportunidad donde “los educadores han aprendido casi a la par de sus alumnos”.

“Creo que este tiempo nos permitió redefinir el significado del aula: solemos pensar que las cuatro paredes de un aula son el único espacio donde la enseñanza puede ocurrir, pero la realidad está dándonos cada vez más muestras de que el aprendizaje es algo vivo, dinámico, líquido, que siempre se las arregla para abrirse camino por espacios y circunstancias a veces impensados”, expresó Montes de Oca.

Google for Education, Google Classroom y Google Meet

Desde hace más de seis meses diferentes plataformas de Google se transformaron en elementos de la vida cotidiana. Google for Education, una serie de herramientas gratuitas para maestros y alumnos, ya es utilizado por más de 140 millones de profesores y estudiantes en todo el mundo.

Desde el inicio de la pandemia, Google Classroom “superó el 100% de su crecimiento, siendo utilizada actualmente por más de 100 millones de alumnos y educadores alrededor del mundo, en comparación a los 50 millones que lo hacían a principios de marzo”, aseguró la representante de la empresa.

En tanto, Google Meet, la estrella de la temporada, aumentó 30 veces su uso y se utilizan a diario 3 mil millones de minutos de reuniones por video. En tanto, en septiembre incorporó nuevos controles de seguridad para las reuniones.

En Argentina, las herramientas de Google relacionadas a la educación ya cuentan con más de 1,2 millones de usuarios.

EduTubers: todas las materias en YouTube

edutuber.mp4

Micaela Beloqui, la EduTuber que ya obtuvo más de 15 millones de visualizaciones

El fenómeno de los EduTubers no es nuevo, pero logró visibilizarse durante la cuarentena. Montes de Oca sostuvo que “la transformación digital abrió las puertas no solo a la adopción de diversas plataformas en instituciones educativas sino también a reinventar el rol de los docentes. Esto abarca desde el uso de materiales como videos online hasta convertirse en EduTubers, compartiendo por YouTube sus conocimientos, que pueden ir desde filosofía hasta matemática o música”.

Micaela Beloqui es profesora de matemática y creadora de los canales “Matemática con Mica” y “Física con Mica”, donde ofrece contenidos para escuela primaria y secundaria. Allí tiene más de 45.000 suscriptores y más de 15 millones de visualizaciones.

“El canal de física lo abrí para mis estudiantes adultos que han retomado sus estudios secundarios. El otro, el de matemática, comenzó con el deseo de llegar a los chicos que necesitaban una ayuda en matemática en la semana. Como yo tenía a mis niñas pequeñas, no podía atenderlos en persona. Así que la finalidad del mismo fue lograr explicarles en un video cortito lo que buscaban de la materia”, explicó la EduTuber a este medio.

Entre las clases más buscadas figuran Geometría, Perímetros y áreas de figuras planas e Ingreso a ingeniería. Sin embargo, Beloqui también recibe visitas en su sección de “Cuentos que se cuentan” donde, según afirmó, “narra historias llenas de números y anécdotas en el oriente”.

Brecha digital

La pandemia puso en evidencia, entre otras cosas, cómo el acceso a la tecnología y la conectividad no son realidades que atraviesen todos los niños, niñas y adolescentes del país. “Este contexto tan particular dejó expuestos los problemas de fondo que existen desde hace tiempo en toda la región: desde la brecha digital hasta las condiciones desiguales en las que los chicos y chicas están estudiando”, reconoció Montes de Oca.

Beloqui coincidió: “Hay una brecha muy amplia con aquellos que no tienen acceso a Internet, que es lo que actualmente me sucede con mis alumnos de secundaria. Por más videos que haya grabado, si los chicos no tienen siquiera un celular con acceso a Internet, de nada les sirve”.

Según la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica realizada por el Ministerio de Educación, las disparidades en las experiencias de educación remota que atravesaron los estudiantes está condicionada, en gran medida, por los recursos disponibles en los hogares: menos de la mitad de los hogares cuenta con acceso fijo de buena calidad en la señal a Internet, 3 de cada 10 de hogares no tienen acceso fijo a Internet: 27% accede sólo por celular y 3% no tiene internet de ningún tipo. En hogares con Internet fija, la tercera parte tiene problemas en la señal. El 53% no cuenta con una computadora liberada para uso educativo. El piso tecnológico de los hogares que asisten a escuelas del sector privado duplica al de los que asisten al sector estatal.

La dotación de recursos tecnológicos para sostener la actividad educativa en los hogares es desigual según la condición económica y las regiones del país. Las brechas de acceso a una computadora en el hogar, por ejemplo, alcanzan los 20 puntos porcentuales entre las regiones del país con mayor nivel de acceso (AMBA y Patagonia, 62%) y aquellas cuyos hogares tienen la dotación menor (NEA y NOA, 41%).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario