17 de diciembre 2007 - 00:00

Grave: piqueteros duros ocuparon Ministerio de Scioli. Hubo violentos choques con la Policía

Grave: piqueteros duros ocuparon Ministerio de Scioli. Hubo violentos choques con la Policía
Al menos cuatro heridos y más de 50 detenidos quedaron como saldo de la protesta efectuada por grupos de piqueteros, quienes irrumpieron en la sede del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense y provocaron graves destrozos hasta que decidieron entregarse a la policía.

Luego de tensas negociaciones que encabezaron el jefe de la Policía provincial Ángel Salcedo, y la secretaria de Derechos Humanos, Sara Cobacho, los 54 piqueteros desocuparon el lugar y quedaron a disposición de la Justicia.

Se trató de la primera protesta social fuerte que debe enfrentar el Gobierno de Daniel Scioli.
Como consecuencia de un enfrentamiento inicial con las fuerzas de custodia del edificio, tres uniformados resultaron heridos, uno de ellos de gravedad con quemaduras en gran parte de su cuerpo al punto de ser trasladado al Instituto del Quemado en la capital, mientras que un guardia de seguridad también debió ser hospitalizado.

El guardia, Oscar David, fue atacado según diversos testigos con una bomba molotov y golpeado por los piqueteros, por lo que debió ser trasladado a un hospital de esta ciudad.

Unos 50 integrantes del Movimiento Popular 29 de Mayo y MTD Trabajo y Dignidad, llegaron al ministerio de Desarrollo Humano ubicado a dos cuadras de la Casa de Gobierno, para reclamar por la entrega de una canasta navideña, el aumento del monto de los planes sociales y más alimentos.

Y al no conseguir su objetivo, tomaron el edificio y bloquearon todos los accesos al ministerio.

Encapuchados y armados con bombas incendiarias, obligaron a los empleados a desalojar los diez pisos del ministerio, aunque antes habían bloqueado los ascensores y escaleras, al tiempo que rompían mobiliario y computadoras.

Los vidrios estallaron en pedazos tras ser golpeados con matafuegos y maderas y, según dijeron varios empleados, los manifestantes llegaron a rociar con nafta varias oficinas "mientras nos mostraban las bombas y encendedores para que nos apuráramos a salir".

En medio de escenas de pánico entre los empleados, algunos de los cuales afirmaron que manifestantes mostraron armas de fuego, el ministerio fue desalojado y quedó por cuatro horas bajo el control de los manifestantes.

La versión de la existencia de armas fue corroborada por fuentes policiales. Incluso se decía que había impactos de bala en uno de los pisos del edificio.

Según se decía, se buscaban al menos dos pistolas, calibres 9 y 38 milímetros, aunque no habían sido halladas.

Empleados relataron que los manifestantes "estaban muy organizados".

Un fuerte dramatismo rodeó la salida de los empleados, que debieron literalmente deslizarse por "toboganes", compuestos por armarios y escritorios que los piqueteros colocaron en las escaleras.

En esas circunstancias, varios trabajadores debieron descender hasta siete pisos.
Pero una de las empleadas que es discapacitada, no pudo bajar más allá del segundo piso, por lo que quedó junto a otros tres trabajadores dentro del edificio mientras duró la toma.

Como si se tratara de un motín en una cárcel, los piqueteros colocaron banderas en el frente del edificio y de a ratos se asomaban para saludar y arengar a una nutrida columna que esperaba afuera, a 30 metros del ministerio.

Ante la ocupación, la policía dispuso un amplio operativo que valló la calle 55 donde funciona la cartera de Desarrollo Humano y cerca de las 14:30 se presentó el Grupo Halcón, un cuerpo especializado en motines.

Mientras tanto, el gobernador Daniel Scioli seguía la situación al minuto y se acercó al lugar una comisión negociadora integrada por el superintendente Salcedo y la funcionaria Cobacho, de Derechos Humanos.

En primera instancia, Cobacho pidió que saliera el Grupo Halcón para descomprimir la situación.

Y luego se instensificó la negociación que finalmente arribó a buen puerto cerca de las 16:00, cuando los manifestantes decidieron desistir de la toma.

Los efectivos policiales fueron retirando del lugar varias cajas con bombas molotov, frascos de aerosol con mechas y hasta una escopeta "tumbera".

Y luego de que los manifestantes fueran trasladados con camiones de la policía hasta las comisarías 1ra y 2da, donde aguardaban que se les tomara declaración.

En tanto, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, descartó que los hechos de violencia registrados sean consecuencia de "un reclamo" social y calificó la protesta como un acto de violencia delictiva.

"Creemos que se trata de un hecho de violencia muy claro" indicó Arroyo al ingresar al edificio, tras lo cual describió que "entró un grupo de personas que ha destruido el edificio".

Dejá tu comentario

Te puede interesar