Hallan muerto a joven que estaba secuestrado

Información General

Un joven repartidor de delivery de una parrilla que ayer había sido secuestrado y por quien se pagó un rescate, apareció esta mañana asesinado de un balazo en la cabeza en la localidad de El Palomar, informaron fuentes policiales y judiciales.

El cadáver fue hallado a las 9:30 de hoy en Marconi, entre Rosetti y Matienzo, de esa localidad del partido de Morón, frente al Colegio Militar de la Nación y a unos 100 metros de la estación de trenes de El Palomar, donde el fiscal federal de San Martín, Jorge Sica, y la policía trabajaban en la escena del crimen.

La víctima fue identificada por la policía como Diego Migueles (21), quien era cuñado del dueño de una parrilla de Santos Lugares y trabajaba con él haciendo el reparto de comida.

Si bien el fiscal Sica y la policía científica aún trabajaban en la escena del crimen, un jefe policial indicó que Migueles tiene a simple vista un orificio de bala detrás de una oreja.

El joven vestía una bermuda azul y una remera verde y fue encontrado debajo de un arbusto, de la vereda de enfrente a la entrada del Colegio Militar.

Migueles había sido secuestrado ayer en esa localidad de Santos Lugares, del partido de Tres de Febrero, cuando circulaba con la camioneta Chevrolet Meriva con la que hacía el servicio de delivery para la parrilla de su cuñado.

Con el aparato Nextel de Migueles, los captores se comunicaron con su cuñado y le pidieron 30.000 pesos de rescate para liberarlo.

Según fuentes policiales, el cuñado no realizó la denuncia del hecho, sino que comenzó a negociar con los captores y efectivizó anoche mismo un pago de 5000 pesos.

La policía se enteró del secuestro a partir del hallazgo de la camioneta Meriva, en Santos Lugares.

Un vecino llamó al 911 para alertar de un posible asalto ya que encontró el vehículo abandonado.

Cuando la policía averiguó quién era el dueño de la camioneta, fue hasta la parrilla "Víctor", situada en avenida La Plata 3684, de Santos Lugares, y allí se enteró que el dueño del comercio había salido a pagar un rescate por su cuñado.

Tras el pago, los familiares de la víctima y los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Martín que ya trabajaban en el caso, esperaban que el joven fuera liberado, pero pasaron las horas y la víctima no aparecía.

Los investigadores pensaron que los secuestradores no se habían conformado con el monto del rescate y se volverían a comunicar, hasta que esta mañana el cadáver de Migueles apareció en El palomar.

Dejá tu comentario