Juez destacó que Marianela no se sentía intimidada por ex novio

Información General

El juez que investiga el crimen de la joven Marianela Rago Zapata, asesinada en el barrio porteño de Balvanera, consideró que la relación conflictiva entre la víctima y su ex novio, que estuvo detenido por el crimen, no era un impedimento para que ella lo siguiera frecuentando.

"Se encuentra acreditado, a través de numerosos testimonios, la conflictiva relación que mantenía el imputado con la víctima (19), con incidentes de violencia y amenazas que la nombrada habría sufrido", dice el juez Rodolfo Cresseri en el fallo por el que Francisco Amador López (23) fue liberado.

Sin embargo, el magistrado aclaró que dichos maltratos "no se hallan acreditados hasta el momento por alguna denuncia y/o atención médica".

"Resulta prudente recordar que Rago y Amador pasaron en el domicilio de Tucumán 2080 de esta ciudad la noche del 24 (de junio) y estuvieron juntos hasta poco después del mediodía del 25 de junio, lo que no sólo fue mencionado por el imputado, sino también corroborado por los testimonios de las amigas de la víctima", señala la resolución.

Para el juez de instrucción porteño, aquel encuentro en el departamento de Marianela es clave para demostrar que esta estudiante de periodismo oriunda de Tierra de Fuego no estaba intimidada.

"A consideración de este Tribunal, pese a la situación descripta por familiares y amigos de Marianela, no resultó un impedimento para ella rechazar el contacto con el imputado", afirma Cresseri.

El juez explicó que Marianela pasó el día siguiente de haber estado con Amador, es decir el viernes 25, con su nuevo novio y que el sábado 26 fue a bailar, "actividad que denota que el encuentro con Amador no incidió en su actividad habitual".

El joven fue liberado el martes pasado tras haber pasado 14 días preso en el penal de Marcos Paz como principal sospechoso del crimen de su ex novia.

Es que para el juez no hay pruebas que ubiquen a Amador en la escena del crimen -el departamento de Marianela-, y en el horario del asesinato, que se estima fue entre las 8 y las 9.30 de la mañana del 27 de junio.

Amador presentó una coartada que fue aceptada por el juez, pero la fiscal Marcela Sánchez apelará apelará la liberación del joven porque cree que hay indicios en su contra. En su descargo ante Cresseri, el muchacho detalló paso a paso qué hizo antes de que Marianela fuera asesinada.

El imputado explicó que el sábado 26 de junio pasó todo el día en su domicilio hasta la 1 de la madrugada del domingo 27, cuando se fue a buscar a un bar de Palermo a una amiga de nombre "Agostina".

Dijo que alrededor de las 4 dejó a la chica en la casa de una amiga y tomó un taxi hasta su casa, donde llegó a las 6". Si bien el imputado dijo a las 6, el testigo clave de su coartada es el portero de su edificio, quien dijo que lo vio llegar a las 7.10, horario en el que Marianela aún estaba con vida en el boliche "El Bárbaro", de Anchorena y Cabrera.

Amador dijo que se acostó a dormir hasta veinte minutos antes que comenzara el partido entre Argentina y México por el Mundial de fútbol, que se inició a las 15.30 de aquel domingo 27. El imputado aseguró que vio el partido solo y permaneció todo el domingo en su casa, aunque reconoció que llamó a Marianela, antes o después del partido, pero ella no lo atendió.

El lunes 28 fue a trabajar y al salir, alrededor de las 19.10, se dirigió hacia la casa de Marianela, ya que una amiga de ésta estaba preocupada porque la chica no atendía el teléfono.

El joven dijo que intentó en reiteradas oportunidades comunicarse al celular de la joven sin respuesta y fue hasta su casa, donde llegó el hermano de Marianela y, tras tocarle timbre, éste le dijo que su hermana estaba muerta.

Durante su descargo, Amador negó que haya habido violencia en la relación que tuvo con Marianela, pero admitió discusiones y celos. Por otra parte, se preocupó por darle una explicación a la sangre encontrada en sus ropas cuando fue detenido.

Señaló que le secuestraron "una toalla que tenía sangre de su nariz, por la sinusitis crónica que padece, un pantalón de corderoy, que fue uno de los que intentó lavar sin éxito y una remera blanca que estaba manchada y percudida". Agregó que la sangre hallada en la puerta del baño de su domicilio pertenecía a su hermana.

Dejá tu comentario