La niebla volvió a complicar los vuelos y el tránsito

Información General

La niebla se posó por cuarto día consecutivo sobre la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, por lo que volvieron a surgir los inconvenientes, especialmente en las operaciones aéreas que volvieron a verse afectadas.

En ese sentido, el aeroparque Jorge Newbery debió operar parcialmente, autorizando únicamente algunos despegues, ya que en la zona de la Costanera la visibilidad es menor a 100 metros, mientras que el aeropuerto de internacional de Ezeiza funciona normalmente a pesar de las condiciones meteorológicas.

Según se informó, en el aeroparque metropolitano no se realizaron arribos ni despegues desde las 6:00. 

Sin embargo, la mayoría de las compañías aéreas aún no han confirmado la cancelación de los vuelos y los mantienen demorados.

En tanto, el Servicio Meteorológico Nacional informó ayer por la mañana que la niebla reduce la visibilidad en la Capital Federal, el este de Buenos Aires, el sur de Entre Ríos y en la zona del Río de la Plata, por lo que emitió un alerta para esa zona de cobertura.

Por su parte, la Secretaría de Política Ambiental de la provincia de Buenos Aires le pidió a las empresas petroleras que "minimicen sus actividades productivas hasta que desaparezca la niebla y mejoren las condiciones climáticas".

El pedido recayó sobre las firmas Copetro y Repsol-YPF y busca evitar "que las emanaciones de gases y material particulado afecten la calidad de aire en la región por efecto del fenómeno climático".

Técnicos de la Secretaría de Política Ambiental (SPA) explicaron que la atmósfera de acuerdo a las condiciones climáticas, genera una capa de inversión que se desplaza según la temperatura y demás variables atmosféricas.

La SPA remarcó que a raíz de las actuales condiciones climáticas, "la atmósfera tiene una importante carga de humedad y está más baja la capa de inversión (por la presión y temperatura registradas)".

"En condiciones normales, la evacuación de partículas y gases está expuesta a los cuatro vientos por la altura de las chimeneas y de los ductos de descarga. En esas circunstancias, la capa atmosférica está más alta y permite la dilución de los efluentes gaseosos emitidos", indicaron.

Sin embargo, se aclaró que "la presión atmosférica alta registrada ayer y hoy, y la carga de humedad que produce la niebla determinan que esas emisiones sedimenten más rápido, pudiendo afectar a las zonas circundantes del lugar en donde son generadas".

Por tal motivo, las autoridades de la SPA pidieron a la firma Copetro que minimice su producción para evitar que cambie la calidad del aire por efecto del fenómeno climático que se está registrando en la región.

Además, se recordó que la compañía debe concluir las tareas de adecuación de su planta de Ensenada de acuerdo en lo establecido en el cronograma aprobado oportunamente por la SPA.

En ese contexto, a Repsol se le pidió que minimice la emisión por antorcha.

En ambos casos la modalidad deberá mantenerse y repetirse toda vez que se registre este fenómeno climático que afecta a la región.

En tanto, dos mujeres murieron carbonizadas y otra, embarazada, resultó con graves heridas ayer como consecuencia de un choque ocurrido en la localidad bonaerense de Azul, informaron fuentes policiales.

El trágico hecho ocurrió en el acceso a esa ciudad del centro provincial, sobre la ruta 21, cuando el auto en el que viajaban chocó con un camión, alrededor de las 8:30.

Como consecuencia del accidente, ocurrido en medio de una intensa niebla, dos mujeres, identificadas como Silvina Volonté, de 28 años, y Marina Paz, de la misma edad, murieron de manera instantánea en el interior del Fiat uno en el que se movilizaban.

Los voceros señalaron que las jóvenes, oriundas de la vecina ciudad de Olavarria y estudiantes del Instituto de Formación Docente de Azul, murieron en el interior del vehículo, con GNC, que se incendió tras el choque.

Con ellas viajaban otras dos mujeres, una de ellas Lucía Marmouget, de 21 años, y embarazada, quien fue despedida del interior del auto y, tras ser rescatada, permanece internada en el hospital Pintos de Azul.

Según se indicó, el camión con el que chocaron en medio de la intensa niebla era conducido por Jorge Lalentinu, de 45 años y oriundo de la localidad de San Nicolás, quien no sufrió lesiones.

Una de las víctimas, Volonté, se desempeñaba como personal auxiliar en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, en la que, conocido el accidente, se dispuso una jornada de duelo para el próximo lunes.

Dejá tu comentario