Llevá tu idea a la NASA: hackaton busca respuestas a los desafíos de la Tierra

Información General

Las buenas ideas no tienen edad ni nacionalidad y solo necesitan pensamiento creativo e imaginación para irrumpir, pero es importante que puedan tener una estructura para desarrollarse, terreno fértil donde germinar y convertirse en algo real. Ese es el objetivo del Space Apps Challenge de la NASA, denominado "el hackaton más grande del mundo", que este fin de semana contará con cuatro sedes en nuestro país: dos en la provincia de Córdoba, una en la ciudad de Buenos Aires y otra en Rosario.

La clave del evento, que tiene lugar en más de 170 ciudades del mundo en forma simultánea, es utilizar la información disponible del universo y el medio ambiente, obtenida a través de satélites y otras tecnologías, dentro de la filosofía de datos abiertos.

Reúne a equipos de científicos, diseñadores, artistas, profesores, comunicadores, emprendedores, desarrolladores, estudiantes avanzados, e incluso niños a partir de los 13 años (acompañados por un tutor), para colaborar en el diseño de soluciones innovadoras.

Como varias cabezas piensan más que una, en estos dos días (en Córdoba arranca el viernes a las 17 y en Buenos Aires y Rosario el sábado a las 8) los participantes estarán distribuidos en grupos para intentar dar respuesta a los 25 desafíos sobre la vida del hombre en la Tierra y en el espacio que propone la agencia espacial estadounidense en cinco categorías.

"Este año se centran en la Tierra, y varios de los desafíos calzan justo con la Argentina: temas de emergencia como el manejo de las inundaciones y los incendios", comenta Leonardo Ludueña, desarrollador de software y uno de los organizadores del evento en la incubadora de empresas de la Universidad Nacional de Córdoba, en diálogo con ámbito.com.

Además, en esta oportunidad se pensó en incluir un mecanismo para sumar gente con menos preparación o experiencia en hackatones. Así se organizó una jornada previa en la que se les informó de la agenda del trabajo y se armaron los grupos. "Fue como una especia de capacitación", resume. Aunque aclara, por las dudas, que ese paso previo no es obligatorio y los interesados pueden presentarse sobre la campana misma de largada.

• Una fábrica de nuevas ideas

En 2016 participaron 15.000 personas de los seis continentes, entre ellas cinco amigos de la escuela secundaria que desarrollaron una aplicación que ofrece a los usuarios una puntuación de calidad del aire en tiempo real en cualquier lugar del planeta. Un grupo creó una app interactiva que guía a los niños en viajes virtuales a la luna. Otro diseñó un parche y un auricular que monitorea la frecuencia cardíaca, el oxígeno en la sangre y los niveles de CO2 en los astronautas, y un equipo dio a luz a una herramienta web que proporciona una visualización casi en tiempo real de los campos de velocidad de superficie de los glaciares, lo que ayuda a comprender y demostrar el impacto del cambio climático. Uno de los proyectos más destacados imaginó un concepto para un avión que investigue los polos de Marte y sus alrededores usando hielo seco para impulsarse. La idea del vehículo espacial provino de una niña de 11 años que participó en Kiev con su padre; al día de hoy el proyecto sigue en desarrollo, con la cooperación de una agencia espacial de Ucrania.

"Se busca una real aplicación de las soluciones, incubar ideas para interconectarlas con la academia u organismos gubernamentales. En este caso, los jueces locales serán profesores de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales", apunta Ludueña.

El fin de semana, uno de los desafíos pedirá examinar los datos de la NASA Earth Science de manera creativa y diseñar nuevos medios para interpretar su información. Otro exigirá estudiar los sistemas ecológicos y generar soluciones para entender mejor la vida en la Tierra, mientras que un tercero estará destinado a analizar los datos para ayudar en el monitoreo de los desastres naturales y evaluar sus impactos. También estarán presentes el análisis y la visualización de datos sobre las aguas superficiales, subterráneas y las capas de hielo. Y combinar estadísticas de Earth Science con información sociológica y económica que genere nuevas perspectivas sobre la interacción del hombre y el medio ambiente.

"Los proyectos de los equipos se evalúan al final de evento, se eligen hasta dos por categoría y se los envía a la NASA, que se toma 30 días para emitir un veredicto sobre los finalistas. El premio inicial es uno de esos que no se puede comprar: consiste en ir al lanzamiento de una misión espacial en Estados Unidos. Además, los mejores proyectos pueden ser elegidos para incubar, lo que significa recibir apoyo para desarrollarlo. Incluso hubo casos en que los autores fueron recompensados con un posgrado acelerado... varios ganadores tuvieron mucha repercusión", se entusiasma.

Claro que tampoco alcanza solo con pensamiento creativo e imaginación. En las sedes se dispondrá todo como para que el trabajo en equipo y el intercambio de conocimientos fluya sin inconvenientes. "Habrá mesas y sillas, comida, conexión a Internet, y empresas tecnológicas nos proveerán de crédito y cuentas gratis para usar sus servicios. Lo único que recomendamos es que los participantes lleven sus propias laptops", concluye. En definitiva, lo más importante es la satisfacción de la tarea concluida: por eso, la idea es dejar las puertas abiertas por la noche para los entusiastas desvelados que necesiten de esas preciadas horas de inspiración y esfuerzo.

Dejá tu comentario