Condominios de lujo y falta de controles, los ejes del debate que se viene en Miami

Información General

Luego del derrumbe del Champlain Towers South, otro edificio, el Crestview Towers Condominium, situado en el norte de Miami Beach, también debió ser totalmente evacuado al constatarse que su estructura era insegura al igual que sus instalaciones eléctricas.

Por Claudio Campanari

El derrumbe del Champlain Towers South, una torre de más de 100 apartamentos junto a la playa, en Miami, EEUU, construido en 1981, en el que murieron 24 personas y 124 permanecían desaparecidas, obligó a las autoridades a revisar las fallas en edificios linderos y evacuarlos, al constatarse omisiones de advertencias previas al colapso.

El Crestview Towers Condominium, situado en el norte de Miami Beach, fue totalmente evacuado al constatarse que su estructura era insegura al igual que sus instalaciones eléctricas, según reportaron medios locales.

La evacuación surgió tras el colapso del Champlain Towers el 24 de junio último, que empujó a los municipios del sur de Florida a revisar los inmuebles residenciales de los edificios de altura, condominios cuyo valor de compra puede llegar hasta los 18 millones de dólares.

Eduardo Rubin, agente inmobiliario argentino con experiencia en el mercado de Miami, dijo a Télam que "sin duda vendrá una época de controles muy exhaustivos sobre los edificios linderos a la costa, como sobre todos los que estén cerca de los 40 años de antigüedad".

"Esas unidades- apuntó- bajarán sus precios ya sea porque serán menos requeridas, dado que el mercado hace sus acomodaciones, o por el hecho de que tendrán que hacer costosos procesos de mantenimiento", precisó Rubin.

Para el agente, las autoridades "se pondrán rígidas respecto a los procesos de mantenimiento y los costos para subsanar las deficiencias tendrán que ser asumidos por los propietarios".

Es que el Champlain Tower, había sido advertido en 2018 y 2020, sobre las fallas estructurales que radicaban principalmente en la fallas de construcción de la piscina que estaba en la planta baja, donde "la impermeabilización fallida causaba un daño estructural importante a la losa de concreto debajo de estas áreas", según el informe.

"Se dice que la construcción del condominio del Q87 Park, situado sobre la avenida Collins, en Miami Beach, construido hace dos o tres años, pudo haber afectado la estructura del Champlain -que data de 1981-, pero es improbable eso", dijo a Télam Roxana Kosberg, propietaria de Cityfirst Realty, una inmobiliaria de primera gama especializada en la compra de departamentos en el estado de Florida.

Para Kosberg, la razón del colapso del condominio de Surfside fue la "negligencia de los propietarios del edificio en hacer los arreglos que ya llevaban años" y que de acuerdo al informe demandaban unos 9,1 millones de dólares.

"También se especula con que la ciudad de Surfside no forzó al edificio a hacer arreglos o condenar la propiedad. Hay muchas teorías pero falta mucho para que puedan determinar la o las causas", señaló Kosberg.

Con todo, el derrumbe puso en debate además la viabilidad de construir edificios de altura en ese tipo de terrenos, sin adecuadas y periódicas medidas de seguridad, dado que el esplendor de Miami Beach, con su arena blanca y hoteles de lujo, hace difícil imaginar que una vez fue un inhóspito terreno pantanoso.

"Todo el sur de Florida está entre aguas y no caen edificios regularmente. Los organismos de control tendrán que subir la vara de los controles", destacó Rubin.

Miami.jpg

Así, Kosberg aseguró además que el mercado inmobiliario no se verá afectado por el derrumbe y advirtió que ya hay cinco juicios contra los dueños del Champlain Towers.

"El derrumbe no ha afectado en nada. El mercado inmobiliario sigue más activo que nunca. La gente sigue comprando y alquilando como nada. Nosotros como profesionales inmobiliarios siempre aconsejamos a los clientes que inspeccionen profesionalmente cualquier propiedad que compren", detalló la empresaria y añadió que la gente "lo ve como un incidente aislado que tiene que ver con este edificio en particular".

Los expertos coinciden en que es muy pronto para sacar conclusiones sobre el derrumbe, pero también advierten que esta catástrofe sirve de alerta para recordar las vulnerabilidades que enfrenta una de las zonas turísticas y residenciales más apetecidas del planeta.

"Este tipo de cosas no pasan en Estados Unidos", destacó Charles Burkett, alcalde de Surfside, un condado en el que las normas constructivas se encuentran entre las más estrictas de Estados Unidos, como resultado de los huracanes. Un colapso de este tipo "es menos probable que el impacto de un rayo", dijo Burkett a medios locales.

"Estas cosas simplemente no suceden. No ves edificios cayendo en Estados Unidos y aquí teníamos un edificio literalmente cayendo", señaló cuando ocurrió el hecho.

Dejá tu comentario