París es una fiesta: el negocio de alta costura vende más ahora que antes de la pandemia

Información General

En la capital francesa se vive un resurgimiento de la demanda. Vuelven los desfiles y los grandes diseñadores presentan sus nuevas colecciones en un clima de euforia.

París - Hace un año, Saint Laurent se convertía en la primera gran marca de lujo en abandonar las Semanas de la Moda como con-secuencia de la pandemia. Desde entonces, firmas como Gucci, Celine y Balenciaga se despegaron también del calendario oficial, con apuestas originales que gustan y venden.

El diseñador belga de Saint Laurent, Anthony Vaccarello, presentará hoy de forma virtual su próxima colección otoño-invierno, dos meses después de la Semana de la Moda de París.

El último, celebrado en diciembre, fue filmado en el desierto, rompiendo con los tradicionales desfiles de Saint Laurent al pie de la Torre Eiffel.

El pase se celebrará dos semanas después del que organizó la firma italiana Gucci para marcar su centenario.

Su director artístico, el italiano Alessandro Michele, lanzó una colección en la que el logo de Gucci -- símbolo sacrosanto de toda marca --, convive con el de Balenciaga, también perteneciente al imperio Kering.

“La moda no se acabará nunca, independientemente de las Se-manas de la Moda (...) Puede gestionarse sola”, estimó.

Las cifras lo corroboran: en el primer trimestre de 2021, las ven-tas de los gigantes del lujo Kering y de su rival LVMH superaron los niveles previos a la pandemia, con un alza de 5,5% y 8%, respectivamente, respecto a 2019.

Respecto al primer trimestre de 2020, cuando la pandemia ya arreciaba en Asia, las ventas se dispararon en ese continente en-tre enero y marzo, con un alza de 83% para Kering y de 86% para LVMH.

Por su parte, Balenciaga presentó una colección también al mar-gen de la Semana de la Moda, en un video filmado en varios puntos turísticos del mundo, en un ambiente “feel good” impropio de Gvasalia, más proclive a los escenarios apocalípticos.

Con este ritmo, al margen del calendario oficial, “tenemos más responsabilidades”, admitió Michele en una entrevista con WWD, el sitio web de referencia de la moda. Pero el diseñador agregó haber ganado en “libertad” y haber reecontrado “la pasión de experimentar”.

No es casualidad por tanto que la colección de Gucci-Balenciaga se vaya a presentar en las próximas semanas en Shanghái, como hizo Berluti (LVMH) a principios de abril.

Es un “mercado en expansión” y el “único donde podemos pre-sentar las prendas a un público físico”, explicó a la AFP Kris Van Assche, que la semana pasada dejó la dirección artística de Berluti, coincidiendo con el anuncio de la firma de que a partir de ahora seguirá su propio calendario.

Sin confirmarlo oficialmente, Celine (LVMH) hizo lo propio y hasta ahora su director artístico Hedi Slimane presentó sendos videos grabados en castillos en Francia para las colecciones femenina y masculina.

Con todos estos cambios, una pregunta se volvió recurrente: ¿es el principio del fin de las Semanas de la Moda?

“Si todo el mundo sale del sistema, todo el mundo pierde. En este contexto tiene que haber salvaguardias, elementos de credibilidad” como el calendario oficial, defendió en enero Pascal Morand, presidente ejecutivo de la Federación de la Alta Costura y de la Moda de Francia, que organiza las Semanas de París.

Agencia AFP

Dejá tu comentario