Murió La Raulito

Información General

La hincha de Boca más famosa, María Esther Duffau, más conocida como La Raulito, murió hoy a los 74 años de edad, a raíz de una descompensación en el hospital Argerich, donde estaba internada desde diciembre pasado.

Los restos de La Raulito serán velados desde esta noche a las 22.00 en el hall central de La Bombonera, según informaron fuentes de la institución de La Ribera.

Duffau vivía en el geriátrico municipal Rawson, donde era tratada por su epilepsia, hasta que el 21 de diciembre de 2007 sufrió una caída, que le provocó la rotura de su cadera y tuvo que ser internada en el Hospital Argerich.

La Raulito tuvo una infancia difícil, se crió y vivió en la calle, conoció el reformatorio, la cárcel y el manicomio, que también se constituyeron en su lugar de residencia.

"Nadie me hizo de Boca, yo solita ya sabía que eso colores me iban a dar muchísimas alegrías. En principio iba a ser hincha de Argentinos Juniors, pero no, prefería al equipo del pueblo argentino, a Boca Juniors", recordó el mítico peresonaje en una entrevista concedida tiempo atrás.

Porteña de nacimiento, fue un símbolo boquense en la década del '70 y el folcklore del fútbol la puso como referente del club en un contrapunto con la Gorda Matosas, la hincha mas representativa de River, en esa misma época.

Duffau tuvo también su reconocimiento cinematográfico al ser llevado a la pantalla grande un guión sobre su vida, en una película de título "La Raulito", dirigida por Lautaro Murúa e interpretada por Marilina Ross, que se filmó en 1975.

En los últimos tiempos, su exposición pública fue más esporádica, debido a la epilepsia que padecía, enfermedad que la obligaba a estar medicada para calmar su agresividad, aunque se le permitía asistir a la Bombonera en ciertas ocasiones en que el club de sus amores jugaba de local.

"No estoy bien de salud, y las únicas alegrías que tengo me las proporciona mi querido "Boquita", mencionó recientemente.

La Raulito se fue horas antes que el elenco "Xeneize" juegue de local frente al equipo brasileño Cruzeiro, por los octavos de final de la Copa Libertadores de América, partido que no pudo disfrutar, pero su recuerdo y su pasión boquense permanecerán por siempre vigentes en ese mítico estadio.

Dejá tu comentario