La NASA envía una misión por el cambio climático en la tierra

Información General

La Investigación de las Fuentes de Polvo Mineral en la Superficie de la Tierra (EMIT) busca comprender mejor como estas micropartículas afectan al clima. También como puede afectar la formación de nubes, la calidad del aire y la salud humana.

La NASA lanzará en junio una misión por el cambio climático llevada acabo por la Investigación de las Fuentes de Polvo Mineral en la Superficie de la Tierra (EMIT, por sus siglas en inglés). La misma tiene como objetivo profundizar la comprensión de los investigadores acerca de estas micropartículas de suelo, limo y arcilla de los desiertos de la Tierra y, en última instancia, de cómo afectan al clima.

La misión medirá exhaustivamente la composición mineral de las regiones de la Tierra donde se origina este polvo mineral para ayudar a los científicos a entender cómo las partículas de polvo transportadas por el viento calientan o enfrían nuestro planeta a medida que viajan a través de la atmósfera. Además de influir potencialmente en el calentamiento a escala regional y global, el polvo puede afectar la formación de nubes, la calidad del aire y la salud humana. Cuando se deposita en el océano, el polvo también puede desencadenar floraciones de algas microscópicas.

nasa polvo emit - 2

“Diferentes tipos de polvo tienen diferentes propiedades —son ácidos, son básicos, son de color claro, son oscuros— que determinan cómo las partículas interactúan con la atmósfera de la Tierra, así como con sus suelos, sus aguas y sus organismos”, dijo Robert O. Green, investigador principal de EMIT y científico de larga data en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA en el sur de California. Con los datos de EMIT, agregó: “Estaremos en camino de crear un mapa de las regiones del mundo donde se genera el polvo y comprender cómo el polvo calienta y enfría el planeta, y de como cómo eso podría cambiar en escenarios climáticos futuros”.

Los investigadores de la NASA y de otros lugares se han centrado durante mucho tiempo en el vuelo del polvo, un viaje que puede durar horas o semanas, dependiendo del tamaño de las partículas. Su impacto atmosférico está incluido en los modelos climáticos, pero no está claro si el polvo tiene un efecto de calentamiento o enfriamiento neto en el planeta, y cómo esto va cambiando con el tiempo.

Dejá tu comentario