Un investigador del Conicet explicó por qué las estrategias para frenar los contagios fracasan

Información General

El sociólogo e investigador del Conicet Daniel Feierstein analizó la conducta de los argentinos frente a la pandemia de coronavirus y, además, la política comunicacional del Gobierno. "La respuesta no es médica sino sociológica", dijo y aclaró que hay dos importantes sistemas de defensa psíquica que operan a nivel colectivo: la negación y la proyección.

El sociólogo e investigador del Conicet Daniel Feierstein explicó por qué, según su criterio, fracasan las estrategias para frenar los contagios. Para él, "la respuesta no es médica sino sociológica", dijo y aclaró que en un evento tan masivo como una pandemia la población actúa ya no "según una racionalidad ajustada a fines sino que se ve atravesada por acciones afectivas" y aquí operan dos importantes sistemas de defensa psíquica que operan a nivel colectivo: la negación y la proyección.

Embed
Embed

“A cualquier sujeto le resulta difícil aceptar la posibilidad de su muerte o enfermedad y también la alteración de su vida cotidiana. Eso explica también el odio en las respuestas anticuarentena”, agregó y indicó que los mensajes del gobierno tales como "estamos bien, la situación está controlada, ya pasamos lo peor, la semana que viene baja, el sistema de salud va a resistir, no habrá colapso, esto nos permite dar un nuevo paso" lo único que hacen es ratificar de los sistemas de negación.

"Para alguien en estado de negación, decirle que vamos mejor, que abrimos actividades y que no habrá colapso es el mejor modo de lograr que ratifiquen la negación. No creo que nadie quiera que mueran argentinos. No sirve echarle la culpa a un político, al otro o a la población. Simplemente no estamos comprendiendo lo que pasa, cuanto menos a nivel de los comportamientos sociales", sostuvo en el hilo de Twitter.

En cuanto a la comparación con países como Espala o Italia dijo "Etchenique lo identificó con precisión: por la ‘inmunidad de cagazo’. El miedo de la gente pudo vencer al mecanismo de negación. Alcaldes gritándole a la población que ya no sabían qué más hacer y que si no se quedaban de una buena vez en sus casas perderían a sus seres queridos".

Embed

Y agregó: "Aquí los intensivistas nos gritan que ya no pueden más, que no tienen cómo contener el nivel de casos diarios, pero les responden con el R de 1,0x, con la creencia mágica en que ‘ya llega el pico’ o con la desesperanza de que ‘no podemos hacer otra cosa". "Iniciado septiembre (¡6 meses después de la nota!) seguimos pensando que los médicos pueden pronosticar comportamientos sociales y decidir las acciones políticas a partir de ello (como si nos hubiesen encargado a los sociólogos tratar de elaborar la vacuna)", expresó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario