Parque Patricios: atrapan a acusado de doble homicidio

Información General

Un joven de 20 años, sindicado como el líder de una banda de asaltantes, fue detenido por la Policía Federal en el barrio porteño de Parque Patricios, acusado de asesinar a balazos a un comerciante y a su sobrino.

Según informaron esta mañana fuentes policiales, aquellas dos víctimas fatales ya habían sido amenazadas anteriormente por el joven ahora detenido, quien les había dicho que las iba a matar si lo denunciaban por los robos que organizaba contra los clientes de su negocio.

La detención fue concretada por detectives de la División Homicidios de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal, apoyados por hombres del grupo especial GEOF, en la esquina de la avenida Caseros y la calle La Rioja, en esta capital.

Allí, según lo señalado por las fuentes consultadas, el acusado, identificado como "Marcos", fue sorprendido por los agentes e intentó escapar corriendo, pero rápidamente fue apresado.

Además, luego de la detención, los investigadores concretaron cinco allanamientos en la villa 1-11-14 del Bajo Flores donde operaba el acusado, durante los cuales se secuestró un chaleco antibalas, un revólver calibre 38 y dos pistolas calibre 9 milímetros -una de ellas robada a un comisario de la Policía Federal el año pasado-.

Las dos armas de fuego serán sometidas a pericias para verificar si alguna de ellas había sido utilizada en el doble crimen que se imputa al detenido.

Los asesinatos que se le adjudican al detenido ocurrieron el 17 de noviembre pasado en la villa 1-11-14 y tuvieron como víctima al comerciante Julio Pimentel Quintana, de 33 años, y a su sobrino Maximiliano Escobedo, de 18, quienes explotaban un puesto de venta de ropa en Bonorino y Quintana.

Ante la reiteración de asaltos contra las personas que se acercaban a hacer compras en la zona, concretado por un grupo de jóvenes, Pimentel decidió actuar por mano propia e increpó a "Marcos", supuesto líder del grupo de asaltantes.

El hombre le recriminó al joven arruinarle el negocio con los asaltos que espantaban a los clientes y como única respuesta tuvo una amenaza de muerte.

Lejos de amedrentarse, el comerciante continuó con sus reclamos hasta que, de acuerdo con la investigación, "Marcos" decidió poner punto final a la disputa con un crimen.

El 17 de noviembre, el delincuente habría esperado el momento en el que el comerciante se aprestaba a retirarse del puesto junto a su sobrino en el automóvil Daewo en el que transportaba la mercadería y ultimó a balazos a ambos, de acuerdo con lo señalado por los investigadores.

Dejá tu comentario