Bar Plaza Dorrego: fracasó audiencia y peligra su continuidad

Información General

El icónico restó se tambalea entre su desalojo o seguir funcionado bajo las condiciones en las que se encuentra. Sus mozos quieren restaurarlo.

La suerte del Bar Plaza Dorrego, de San Telmo, estaba a punto de definirse el martes. Sin embargo, tras una fallida audiencia que tuvo lugar durante la mañana en Comodoro Py, entre el dueño del local y la cooperativa que ahora lo maneja, su futuro sigue siendo incierto.

El actual dueño rechazó todo ofrecimiento. “Le dijimos de pagarle adelantado varios meses de alquiler, sugerimos hacer reformas para mejorar el bar ediliciamente y, sin embargo, el dueño no aceptó”, aseguró uno de los trabajadores del lugar.

De esta manera, hay dos caminos posibles para el icónico bar. El primero, y como sucede desde octubre, cuando comenzaron los conflictos, la Cooperativa San Telmo VII seguirá a cargo de su funcionamiento. Los siete mozos que aún mantienen en pie el bar se turnan todos los días para que alguno de ellos duerma en el lugar. Además, autogestionan su funcionamiento desde la compra de la mercadería hasta su paso por la cocina y el pago de los salarios. Incluso, han pensando en cambiarle el nombre y ponerle el de la cooperativa. Sin embargo, tras 140 años de historia, apariciones infinitas en guías de turismo e internet, la estrategia no aparenta tan conveniente. La segunda posibilidad es que un juez envíe una orden de desalojo y ahí la situación se vería negra.

Mientras tanto, el bar sigue en pie y los mozos planean hacer mejoras edilicias: pintura, restauración de paredes, cambios en la barra que lo hagan más llamativo. En líneas generales, tienen la intención de mejorar el lugar que está muy venido abajo. Dado que fue declarado Bar Notable en 2004 y Sitio de Interés Cultural en 2011, por la Legislatura, no pueden hacerle grandes modificaciones, pero sí las necesarias para lograr un lavado de cara.

Desde la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos informaron que ya está redactada la declaración para convertirlo en Bien de Interés Histórico Nacional, pero el expediente está en espera de la firma del Presidente.

Ayer, entre las mesas que estaban ocupadas en el bar, se escuchaban una variedad de idiomas: francés, inglés, italiano. Porque a pesar de su vaivenes, sus conflictos internos y sus paredes descascaradas, los turistas curiosos aún buscan tomar un café en aquel emblemático lugar por donde desfilaron diversas figuras de la cultura como Jorge Luis Borges, Ernesto Sabato, Julio de Grazia, Aníbal Troilo y el Polaco Goyeneche. Sin embargo, no escapan de la situación: carteles en inglés alertan para que no cierre el icónico Plaza Dorrego.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario