Tiene 24 años y se gana la vida transformando micros en motorhomes: "Renuncié a todo y no me arrepiento de nada"

Información General

Ailín apostó y ganó. Vive un proyecto de ensueño junto a su papá Luis y no para de crecer. Conocela.

Ailín Lescano salió de su zona de confort. Abandonó por completo su plan de vida y se animó al desafío de crear "Gigi Motorhomes". Un desafío que la iba a catapultar de lleno a un mundo cargado de sueños, proyectos e identidad. Cuerpo a cuerpo con su papá “Gigi”, empujando día a día el emprendimiento que los depositó en un mundo inimaginable y en permanente evolución.

Con solo 24 años, se dedica a transformar furgones, mini buses, colectivos de línea, micros de larga distancia piso y medio o doble piso en motorhomes. Los adapta de acuerdo a lo que pretende el cliente y es furor en Escobar, ciudad en la que viven. Incluso supera los 800.000 seguidores en TikTok.

Vivió en Japón, se recibió de una carrera universitaria en plena pandemia y renunció a todo con un único objetivo: dedicarse de lleno a “Gigi Motorhomes”.

“Gigi Motorhomes significa, realmente, todo para mí. Renuncié a muchísimas cosas por este emprendimiento. El día que decidí priorizar nuestro trabajo tuve que sacrificar otros trabajos, amistades y hasta relaciones. Incluso dónde vivir. Pero no me arrepiento de nada, este emprendimiento cambió mi vida y me permitió cumplir muchísimos sueños. Antes tenía otro plan de vida, había vivido medio año en Japón y quería ejercer mi carrera universitaria ahí. Incluso, después de unos cuatro meses trabajando en el primer motorhome, llegué a ejercer mi carrera. Estuve trabajando unos diez meses en una oficina. Pero ya había entendido que mi camino era otro. Entregué el telegrama de renuncia para volver al taller y apostar al 100% a Gigi Motorhomes”, le contó inicialmente Ailín a Ámbito.

Cómo surgió el emprendimiento

Su papá, Luis, también conocido como "Gigi", inició esta aventura hace mucho tiempo, cuando ella era muy chica. De algún modo, casi sin quererlo, siempre estuvo vinculada al proyecto. “Papá fabricó el primer motorhome cuando yo era chica, para viajar en familia. Hizo un motorhome de 14 metros de largo con el cual viajamos a varios países, como Perú, Chile y Bolivia. Después de unos años lo vendió y se arrepintió, así que fabricó el segundo, para viajar en familia también. En diciembre del 2019 le encargan el primer motorhome, por recomendación de un amigo de la familia. Si bien fue el un trabajo pago, era más un hobby para él que un trabajo. Unos pocos meses después, con el comienzo de la pandemia, me sumé yo y formamos el emprendimiento”, detalló.

motorhome 2.jpg

Y agregó: “Me encanta trabajar con mi papá. Somos muy parecidos y siento que formamos un gran equipo. Es la primera vez que emprendemos juntos, pero él me apoya en todas mis locuras, y yo apoyo las de él. Su fuerte es el constructivo, el mío es el administrativo/marketing; nos complementamos. Juntos somos imparables y disfrutamos mucho trabajar juntos. Admiro muchísimo todo el conocimiento que tiene, realmente sabe de todos los rubros, y gracias a él aprendo cosas nuevas todos los días; desde electricidad, hasta carpintería o herrería. De él heredé mi amor por las herramientas. Incluso competimos juntos en la F1 Powerboat (categoría espectáculo de la motonáutica en la Argentina). Él es el piloto y yo soy la primera asistente mujer. Nos llevamos muy bien, nos reímos un montón y nos entendemos. Me encantaría que él fuera eterno".

Encontrar su verdadera vocación en plena pandemia

“Gracias a la cuarentena encontré mi verdadera vocación”, remarcó Ailín. Y puntualizó que “me recibí de una carrera universitaria en plena pandemia, y por ese motivo se me dificultó muchísimo encontrar trabajo. Mientras que escribía mi tesis, decidí visitar a papá que estaba trabajando en el taller solo, justamente por la cuarentena. Él estaba realizando un motorhome que había arrancado tres meses antes de que comenzara la pandemia. Si bien fue su primer motorhome pago, todavía Gigi Motorhomes no existía como emprendimiento; era más un hobby. En poco tiempo yo comencé a compartir todo en redes sociales, le di un logo y un nombre a la marca, y así nació Gigi Motorhomes. Estamos juntos desde el primer Gigi Motorhome. Mi primera visita al taller, se convirtió en un trabajo en conjunto, de lunes a lunes, más de 12 horas al día. Si bien yo no tenía ningún tipo de experiencia en la construcción, papá me fue enseñando y fui aprendiendo a usar cada vez más herramientas. La mayor parte del primer Gigi Motorhome lo hicimos nosotros dos solos, y me volví fanática de la carpintería. Si no fuera por la pandemia, quizás yo hubiera conseguido trabajo en cuanto me recibí, y hoy estaría ejerciendo mi carrera. No hubiera conocido mi amor por la construcción y el mundo rodantero”.

motorhome 3.jpg

El crecimiento es constante, a paso firme y sin descanso. Par a par, Ailín y Gigi continúan adentrándose en este apasionante mundo y disfrutando de este inmejorable presente que los tiene como protagonistas. “Hoy, con mucho orgullo, podemos decir que tenemos el galpón lleno y lista de espera. Pasamos de realizar un motorhome, a realizar seis en simultáneo. Estamos muy contentos y con muchas ganas de seguir creciendo”, precisó.

Y acompañó: “Con este emprendimiento aprendí que es muchísima la gente a la cual le gustaría vivir viajando. El movimiento rodantero está creciendo mucho en la Argentina y me imagino que la compra de campers, casas rodantes y motorhomes es cada vez mayor. No obstante, por una cuestión de gusto personal, nosotros nos especializamos en motorhomes. No trabajamos a gran escala, sino que preferimos trabajar de forma personalizada con cada cliente; trabajamos únicamente a pedido. La distribución, la estética, los equipamientos, el vehículo; todo se habla con el cliente”.

El público que los elige

Son muchas las personas que día a día les consultan por esta transformación y se aventuran hacia un nuevo estilo de vida. “La mayoría de nuestros clientes son familias aventureras; ya sea parejas que quieren un motorhome para viajar con sus hijos o abuelos que quieren el motorhome para viajar con sus nietos. Incluso hay familias que buscan comprar un motorhome para vivir tiempo completo, trabajar de forma remota y así cumplir su sueño de vivir viajando. También fabricamos motorhomes para pilotos automovilísticos, ya que son ideales para las carreras”.

El furor de TikTok

TikTok es una de las redes sociales más utilizadas en la actualidad. Y Gigi Motorhomes aprovechó el envión de la plataforma para convertirse en furor. Sobre dicho auge, Ailín aclará que “la cuenta la manejo yo, Aylu. En TikTok (@aylulescano), tanto como en Instagram (@aylulescano), uno mis dos pasiones: los motorhomes y la creación de contenido. La respuesta fue enorme dentro y fuera de la Argentina. Todos los días me sorprendo con la cantidad de fanáticos de los motorhomes y personas que les gustaría vivir viajando. Aunque lamentablemente no faltan los comentarios machistas, a muchos hombres les cuesta creer que una mujer también puede construir. Por suerte esos comentarios son los de menos, y el cariño que recibimos todos los días es increíble”.

Como dato a aclarar, Ailín precisa que “no tenemos en venta ningún motorhome ya terminado, sino que cada cliente trae su vehículo y nosotros lo transformamos a motorhome de forma personalizada. Cotizamos únicamente mano de obra, ya que los equipamientos los elige el cliente. Entonces, el costo total depende del vehículo (ya sea furgón, mini bus, colectivo o micro), de los materiales y de la mano de obra (dependiendo de cuánto tiempo nos lleve el vehículo, de lo que quiera el cliente que realicemos y para cuántas personas).

El motorhome famoso

El avance del proyecto fue tan positivo, que Gigi Motorhomes llegó a la industria cinematográfica. A tal punto que uno de sus ejemplares, sería utilizado por uno de los actores más famosos del mundo. “Sí, uno de los motorhomes que realizamos para un cliente se alquila para sets de filmación. A fines de abril de este año, comenzó el rodaje de la serie “Nada” y Robert De Niro utilizó nuestro motorhome durante las grabaciones. Fue increíble despertarnos una mañana y ver, en la televisión, a Robert de Niro usando el primer Gigi Motorhome que hicimos. Sobre todo, porque ese motorhome en particular es el que más valor sentimental tiene para nosotros: fue el primer motorhome que hicimos padre e hija y el primer motorhome como emprendimiento”, recordó Ailín con nostalgia.

Como todo inicio de proyecto, comenzarlo no fue fácil. Fue todo a pulmón, inversión y horas dedicadas a cristalizar el sueño. Ailín y Gigi lo saben más que nadie, y hoy, lo pueden contar con mucho orgullo.

“Cuando arrancamos, hace poco más de dos años, lo hicimos alquilando un galpón chico. Llegamos a meter un micro de larga distancia, un colectivo y un furgón. Con esos tres vehículos nos quedamos sin espacio. En ese momento tomamos la muy difícil decisión de vender nuestra casa para comprar un terreno y un galpón propio. Para mí fue muy difícil soltar la casa en la que había vivido casi toda mi vida, y para mi papá fue muy difícil renunciar al fruto de su trabajo de tantos años. Pero nos decidimos por este proyecto en conjunto, vendimos la casa e invertimos todo en construir nuestro taller”, concluyó.

Dejá tu comentario