Fashion emergency: ahora el jogging conquista mercados

Información General

Según el New York Times se dispararon las ventas de pantalones deportivos. En Argentina, también se afianza el interés por la comodidad.

“Tengo un Zoom, pero me visto sólo de la cadera para arriba”, “¿Qué va a pasar cuando tengamos que volver a vestirnos como personas? “Sacarme el pijama, ¿qué es eso? Estas hipotéticas frases forman parte del día a día de muchos argentinos, que vieron cómo a lo largo del tiempo evolucionó su manera de vestir.

Con la llegada de la pandemia, y la importancia de resguardarse en casa, se afianzó un vestuario: ropa cómoda, informal y joggings como primera opción. Al menos así, lo gráfico esta semana The New York Times Magazine, al explicar que si bien la venta de ropa cayó un 79% en abril en Estados Unidos, la excepción fueron los pantalones deportivos, más conocidos como joggings, cuyas ventas aumentaron un 80%. El medio, eligió para retratar este panorama una interesante imagen: un jogging que flamea como si fuera una bandera.

Más allá de la diferencias culturales entre argentinos y estadounidenses, es evidente que sin compromisos sociales, reuniones de trabajo, fiestas, etc, el interés por la ropa cómoda pasó a convertirse en un fenómeno global, destronando a la vestimenta más formal.

La industria de la moda sufre los coletazos de la pandemia, con pocas ventas, y aquellas marcas que se dedican al segmento de lujo o más “fashionistas”, evidencian la falta de interés de sus asiduos compradores.

En Argentina, la ropa cómoda y de entre casa comenzó a avanzar casilleros hace ya algunos años, pero con la cuarentena la tendencia se afianzó. “Ya hace un tiempo que las marcas convirtieron lo urbano en deportivo. No hace falta ser un tenista o hacer algún deporte, para vestirse más informal”, explicó Ernesto Del Burgo, presidente de la Cámara Argentina de Innovación Textil y Afines (CAITA). “Ahora con el encierro, lo que más se mueve es la lencería, por ejemplo pijamas para la casa y ropa deportiva, que de alguna manera cumple una función similar, estar cómodo”, agregó.

Mientras el amor por el jogging crece, los comercios de indumentaria buscan la manera

de recuperar sus ventas. Golpeados tras varios meses sin funcionar, muchos viraron al canal online, mientras que otros aguardan a que la actual liquidación de temporada mejore los números. Según fuentes del

sector, la poca actividad que tuvieron en los últimos meses generó que las marcas todavía no tengan suficiente capital para reinvertir en la próxima temporada de primavera- verano. De todas maneras, esperan que pronto haya un fomento del consumo, con foco en el Ahora 12, para revertir la situación de crisis actual.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario