Economía

Justicia española autorizó embargo de bienes argentinos para pagar a un bonista alemán

Un acreedor que no aceptó los canjes logró una sentencia favorable en España y ahora se podría embargar los bienes de la sede del Banco Nación ubicada en el barrio de Salamanca de Madrid.

Un bonista alemán que aún tiene en su poder títulos argentinos en default del 2001, y que rechazó los sucesivos canjes y propuestas de acuerdo que emitieron las administraciones del matrimonio Kirchner y de Mauricio Macri, logró una sentencia favorable ante la justicia española y ahora podría embargar la sede del Banco Nación ubicada en el selecto barrio de Salamanca de Madrid.

La noticia fue difundida este viernes por el diario “5 días”. Se trata de un fallo que del 3 de octubre último, donde el "Tribunal Supremo ha dado la razón a un particular que reclamaba el embargo de bienes de la República Argentina en España por el impago de deuda soberana", expresó el medio español.

El fallo resultó a favor el recurso de casación interpuesto por un ciudadano alemán que quería recuperar todo el dinero invertido en bonos argentinos de 1996 y 1997. En total, la Justicia española le reconoció el pago de 184.271 euros, de los cuales 139.803 son por el capital invertido y 44.468 en concepto de intereses de demora y pago de costas procesales.

Según indicó el medio, el fallo aún no es firme, porque la Argentina ha solicitado una aclaración de la Sentencia y, por otro lado, el Ministerio de Hacienda argentino ha intentado comunicarse con el inversor para tratar de sepultar la disputa.

Con la sentencia española, los ojos están puestos en activos de la Argentina que no son diplomáticos, como es el caso de activos del Banco Nación (BNA) en la capital española.

El ciudadano alemán intentó primero iniciar acciones legales en Alemania, en el 2011. y el tribunal regional de Francfurt falló a favor del pequeño inversor y estableció que el país sudamericano tenía que devolverle todo el dinero.

Para ejecutar su sentencia, decidió enviar su demanda ante la justicia española, donde el caso logró llegar al máximo tribunal, que emitió sentencia a favor del bonista alemán.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario