Aclaró EE.UU. el incidente con un hombre de Chávez

Mundo

Washington (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Estados Unidos se disculpó ayer con el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, quien denunció el sábado haber sido retenido durante casi dos horas en el aeropuerto de Nueva York cuando estaba por retornar a Caracas, en un nuevo incidente que agrava la tensión entre ambos países.

«El Departamento de Estado confirmó que el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela Nicolás Maduro mantuvo un inconveniente en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York», explicó el portavoz de la diplomacia norteamericana, Gonzalo Gallegos. «El Departamento de Estado está mal por el incidente», agregó. «Los agentes del Departamento de Estado enviaron un despacho al aeropuerto y Maduro fue autorizado a embarcarse, pero se negó y decidió retornar a Nueva York», precisó el responsable.

Tras el episodio, Maduro advirtió que presentará sus quejas a la Casa Blanca y a organismos internacionales. «Nuestro gobierno, junto con un equipo de abogados y el equipo diplomático de Venezuela en la ONU va a coordinar estas acciones de carácter institucional, legal, diplomático que permitan dar una respuesta contundente a esta violación que se pretendió al detenerme durante una hora y media ilegalmente, abusivamente y al ser amenazado con agresión física», dijo Maduro.

Las denuncias del canciller fueron rechazadas por EE.UU. «No tenemos pruebas con respecto a sus declaraciones», dijo el vocero de Seguridad Interna, Russ Knocke. «No tenemos pruebas para poder afirmar que le hayan retirado los documentos de viaje y que haya sido agredido», agregó el portavoz.

El sábado, tras tomar conocimiento de lo sucedido, el presidente venezolano, Hugo Chávez, consideró que el episodio era una «provocación de Mister Diablo», como llama ahora a su colega norteamericano George W. Bush, y como lo tildó durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU.

En ese marco, el venezolano reiteró ayer que mantiene la intención de optar por nuevas reelecciones en el futuro. Chávez señaló que la opción de la consulta popular para reformar la Constitución y permitir la reelección indefinida la utilizará inmediatamente después de las elecciones presidenciales de diciembre o será discutida después de 2009, cuando haya transcurrido más de la mitad del mandato 2007-2013.

  • Dardos

    Explicó que si la oposición se retira o no reconoce su triunfo el próximo 3 de diciembre -algo que vaticinan todas las encuestas- la convocatoria del referendo será inmediata. Pero si el proceso electoral se desarrolla con normalidad, la convocatoria de la consulta se discutiría en la segunda mitad del próximo período de gobierno, después de 2009. La actual Constitución, refrendada en 1999, permite que el presidente sea reelegido una sola vez, condición que cumpliría Chávez si gana en diciembre.

    Durante su gira de campaña en el interior del país, Chávez también apuntó sus dardos a sus pares de México, Felipe Calderón, y de Perú, Alan García, al asegurar que con ellos no puede mantener una «relación cordial». Chávez precisó que esa incompatibilidad personal no significa que las relaciones con ambos países se rompan o no puedan seguirdesarrollándose con normalidad, sobre todo en el plano económico.

    Chávez explicó que ambos utilizaron su imagen de una manera grotesca para atacar a sus contrincantes de izquierda Ollanta Humala, en el caso peruano, y Andrés López Obrador, en el mexicano.

    «¿Cómo el presidente de México va a aspirar ahora a que tengamos buenas relaciones en lo personal o lo político? Eso es imposible porque él las rompió antes de ser presidente», dijo Chávez. Igual razonamiento utilizó contra García, al citar unas declaraciones cuando ganó las elecciones: «Aquí hay un gran derrotado: el tirano del Caribe, o sea yo». «¿Olvidar yo? No», aseveró el venezolano.
  • Dejá tu comentario