17 de julio 2007 - 00:00

Al menos 15 muertos y más de 30 heridos en atentado suicida en Pakistán

Un atentado suicida causó 15 muertos el martes en Islamabad en un acto público que debía ser protagonizado por el juez Iftijar Mohammed Chaudhry, presidente de la Corte suprema de Pakistán, suspendido en sus funciones y uno de los nuevos abanderados de la oposición.

Este nuevo atentado se produjo tras una serie de ataques suicidas que causaron al menos 75 muertos en zonas tribales fronterizas con Afganistán.

Los ataques fueron atribuidos a los militantes pro-talibanes, que juraron vengarse del sangriento asalto lanzado por el ejército la semana pasada contra la Mezquita Roja de Islamabad, en el que murieron 75 militantes fundamentalistas y 86 civiles.

La explosión se produjo hacia las 21H00 (15H00 GMT) en momentos en que centenares de personas se agolpaban en el centro de la ciudad para asistir a un mitin del juez Chaudhry, suspendido por el gobierno, poco antes de que éste llegara.

"Ahora está claro: era un atentado suicida", declaró a la AFP el viceministro de Información, Tariq Azeem. Varios oficiales de policía confirmaron también esta pista. El kamikaze, según ellos, accionó la bomba oculta en su motocicleta.

Azeem comentó que la declaración del estado de urgencia era una "posibilidad" y añadió que no se podía descartar que el atentado fuera una represalia por el asalto a la Mezquita Roja.

La explosión proyectó sangre y trozos de cuerpos de las víctimas contra la tela de la carpa levantada para acoger al juez Chaudhry, informó un periodista que se encontraba en el lugar.

"Vi explotar literalmente a varias personas y brazos y piernas volar por todas partes", contó Shafqat Hayat, uno de los consejeros del diputado Imran Jan, ex estrella paquistaní de cricket, ahora miembro influyente de la oposición al general Musharraf.

El oficial de policía Kamal Jan dijo que "hubo una enorme explosión" cuando cientos de personas se congregaban para escuchar el discurso del juez Chaudhry, que aún no estaba en el lugar.

La televisión mostró a varias personas que yacían inanimadas en el suelo, que estaba cubierto de sangre.

En el lugar del atentado, uno de los abogados que organizaban el mitin, Munir Malik, se mostró acusador: "este era un ataque organizado contra el presidente de la Corte Suprema por las agencias", es decir los servicios de inteligencia paquistaníes, dijo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar