Bezos llegó al espacio y dio nuevo impulso a la carrera para su explotación privada

Mundo

Comenzó una nueva era: la del turismo estelar, un negocio multimillonario y que tendrá veloz expansión. También la competencia por el traslado de astronautas y equipos para la NASA y otras grandes agencias.

Washington - El hombre más rico del mundo, el estadounidense Jeff Bezos, cumplió ayer su sueño de alcanzar el espacio durante diez minutos a bordo del primer vuelo tripulado de su compañía, Blue Origin, un nuevo hito para la floreciente industria del turismo espacial explotado por compañías privadas.

El cohete New Shepard, al que iba a adosada una cápsula que transportaba a cuatro tripulantes, despegó a las 8.11 hora local, con apenas unos minutos de retraso sobre el horario previsto, desde un remoto lugar desértico en el oeste de Texas (sur de EE.UU.), a 40 km de la pequeña ciudad de Van Horn.

Junto a Jeff Bezos viajaron su hermano Mark, la aviadora pionera Wally Funk, de 82 años, y el primer cliente de Blue Origin, el holandés Oliver Daemen, de 18 años. Una se convirtió en la persona de más edad en llegar al espacio y el joven, en la menor.

El New Shepard aceleró al espacio a velocidades superiores a Mach 3 en la escala supersónica sin emisiones de carbono. A continuación, la cápsula se separó de su propulsor y los astronautas pasaron unos minutos por encima de la denominada Línea de Karman (a 100 km), reconocida internacionalmente entre la atmósfera y el espacio.

Los tripulantes de la cápsula pudieron admirar la curvatura del planeta azul y el intenso color negro del universo desde los grandes ventanales que ocupaban un tercio de la superficie de la cabina.

Tras unos minutos de ingravidez, la cápsula descendió en caída libre antes de desplegar tres paracaídas gigantes y luego un retropropulsor para aterrizar suavemente en el desierto tras un vuelo de unos 10 minutos.

Los cuatro pasajeros salieron de la cápsula y fueron recibidos con vítores por el equipo de Blue Origin. Jeff Bezos llevaba un sombrero de vaquero al salir del módulo.

Blue Origin planificó su primera misión tripulada para coincidir con el 52° aniversario del primer llegada en la Luna cuando los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin dieron sus primeros pasos.

La carrera entre Bezos y su competidor Elon Musk es otro filón de negocios del espacio privatizado, ya que está en disputa el contrato con la NASA para el traslado de los astronautas que se destinan a la Estación Espacial Internacional.

El fundador de Virgin Galactic, el magnate británico Richard Branson, hizo el viaje el 11 de julio, superando por poco tiempo al magnate de Amazon en esta batalla de multimillonarios.

Jeffrey Preston Bezos, de 57 años, fundó Blue Origin en 2000 con el objetivo de algún día construir colonias espaciales flotantes con gravedad artificial donde trabajen y vivan millones de personas.

Recientemente retirado del directorio de Amazon, empresa que fundó, Bezos sigue vinculado al grupo del que posee cerca del 10% de las acciones como presidente ejecutivo. Propietario además del diario The Washington Post y con una fortuna estimada por Forbes en 210.000 millones de dólares, logró permanecer en el círculo de los multimillonarios a pesar de su costoso divorcio en 2019 de MacKenzie Scott, con quien se había casado 25 años antes y tuvo cuatro hijos.

Este primer vuelo tripulado de Blue Origin fue también el primero en el que viaja un pasajero de pago. Daemen sustituyó al ganador original de la subasta en línea a mediados de julio, que pagó 28 millones de dólares.

Dejá tu comentario