Brown desestimó fijar fecha para retiro de tropas en Irak

Mundo

Bagdad y Londres, (ANSA) - El ministro británico y candidato a suceder al premier Tony Blair, Gordon Brown, dijo ayer que viajará "muy pronto" a Irak, pero descartó un calendario para retiro de tropas, en una jornada en la cual fueron muertos cuatro soldados estadounidenses y su intérprete iraquí, en tanto tres marines permanecen desaparecidos.

Un quinto soldado estadounidense, de la 89 brigada, falleció ayer tras ser herido el viernes por la explosión de una bomba en la ciudad de Iskanderiya, al sur de Bagdad, informó el comando norteamericano.

A las 4.00 locales de ayer, una patrulla de tres vehículos blindados norteamericanos cayó en una emboscada cerca del Said Abdullah, unos 20 kilómetros al noroeste de Mahmudiya, una ciudad del "triángulo de la muerte", 20 kilómetros al sur de Bagdad.

Testigos citados por la agencia iraquí Aswat al-Iraq contaron que la patrulla cayó en un falso puesto de bloqueo, donde insurgentes con uniformes del ejército iraquí abrieron fuego y alcanzaron dos de los tres vehículos.

La emboscada fue confirmada por la tarde por fuentes militares norteamericanas, que refirieron sobre los cinco muertos y otros tres marines secuestrados.

La zona de Said Abdullah fue totalmente aislada tras le emboscada.

"Hemos sabido a las 9 locales que tres soldados estaban desaparecidos. Se estaban dirigiendo hacia la zona donde estamos nosotros y se presume que fueron secuestrados", dijo el sargento James Curtis, del VI regimiento de Marines con base en Falluja.

"Todos los medios posibles están empeñados en hallar a los soldados desaparecidos", afirmaron las fuentes norteamericanas.

Por su parte Brown dijo en declaraciones a la BBC que "la política británica en Basora, región donde somos responsables, está sobre todo determinada por la valoración hecha por los jefes militares en el terreno".

"Los he visitado en Basora, continuaré en contacto con ellos y de nuevo les haré una visita muy pronto", agregó el ministro de Finanzas británico.

El funcionario consideró que no es posible "en esta fase (del conflicto) fijar una fecha" para el retiro de tropas de Gran Bretaña, que mantiene un contingente de 7.000 hombres en la región de Basora, sur de Irak.

"Teníamos 44.000 soldados, ahora reducidos a 7.000, pronto serán 6.000 y el número seguirá reduciéndose aún más", dijo el candidato a suceder a Blair, quien el viernes admitió que en Irak "se cometieron errores".

Asimismo, evaluó en 6 mil millones de libras esterlinas (unos 12.000 millones de dólares) el costo británico de las operaciones militares en Irak y Afganistán, y los planes enmarcados en la llamada "guerra contra el terrorismo".

En tanto, 24 cadáveres fueron encontrados ayer en Bagdad y Falluja, 55 kilómetros al oeste de la capital. 

En Bagdad, reportaron voceros de las fuerzas de seguridad, fueron hallados 17 cadáveres, todos ellos con disparos en la cabeza, los ojos vendados y las manos atadas.

Otros siete cadáveres fueron encontrados en la región oeste de Falluja.

El hijo del vicepresidente iraquí Tariq Al Hashimi, de origen sunnita, sufrió ayer heridas de gravedad en un atentado con explosivos. 

La misma fuente reportó que Ahmed Al Hashimi fue herido cuando explotó una bomba al paso de su automóvil en el barrio de Amiriya, zona oeste de Bagdad.

El hijo del vicepresidente fue llevado a un hospital de la Zona Verde de Bagdad.

Por otra parte, cuatro grupos armados sunnitas que no se plegaron al Estado Islámico de Irak formaron una alianza que fue anunciada hoy en Falluja, informó la agencia Aswat Al Iraq, con el objetivo de "combatir a las tropas estadounidenses y todas las fuerzas iraquíes".

La alianza Frente de la Guerra Santa y la Reforma fue difundida con volantes en Falluja, firmados por los grupos armados Ejército Islámico, Ansar Al Sunna, Ejército de los Mujaidines y Brigadas de la Revolución de los Años 20.

En cambio del lado chiíta el principal partido de la coalición de gobierno, el Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak (SCIRI), fundado en 1982 en Irán, parece haber iniciado un proceso de normalización e "iraquización", quitando la palabra "revolución" de su nombre.

"Revolución quiere decir cambio, y el partido participó en la caída del régimen de Saddam
Hussein y cambió la situación injusta que dominaba en Irak. Creemos en el pasaje pacífico del poder y por eso hemos cambiado el nombre, en base a la nueva fase", explicó Adelaziz al-Hakim, líder del SCIRI reconfirmado a la cabeza del Consejo Supremo Islámico Iraquí (SIIC).

El SIIC decidió reconocer como "referencia espiritual" al gran ayatollah Ali Al-Sistani, con base en Najaf (161 kilómetros al sur de Bagdad), en lugar del gran ayatollah iraní Ali Jamenei, encarnación del principio según el cual el líder espiritual de Irán es el jefe supremo de todos los chiítas.

Dejá tu comentario