Bueno: avanzaría intento ruso para contener a Irán

Mundo

Teherán y Moscú (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El último intento unilateral de Rusia para frenar el desafío nuclear iraní podría dar sus frutos, aunque la situación está lejos de quedar solucionada. La teocracia iraní logró ayer un acuerdo «base» con el gobierno de Vladimir Putin para un emprendimiento conjunto de enriquecimiento de uranio, lo que permitiría mantener bajo control la capacidad nuclear del régimen islamista.

Sin embargo, se aclaró, no hubo señales de que el régimen que preside Mahmud Ahmadinejad suspenderá las labores de enriquecimiento en su territorio pese a las presiones internacionales que lo amenazan con fuertes sanciones.

«Hemos alcanzado un acuerdo de principio para crear una empresa mixta», declaró Gholamreza Aghazadeh, vicepresidente de Irán, durante una conferencia de prensa celebrada en la planta nuclear de Bushehr, en el Golfo Pérsico, según informaron las agencias de noticias rusas.

Aghazadeh, jefe del programa nuclear iraní, hizo este anuncio tras reunirse con el jefe de la Agencia Atómica Rusa, Serguei Kirienko, en el marco de la segunda ronda de consultas sobre la oferta realizada por Moscú.

Rusia propone que los aspectos más sensibles del ciclo de combustible nuclear iraní, como el enriquecimiento de uranio, se lleven a cabo en su territorio en el marco de una empresa mixta y bajo supervisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Posteriormente, el uranio enriquecido sería trasladado a Irán y utilizado para el funcionamiento de los reactores nucleares iraníes, que Teherán construye con ayuda de Rusia.

«Hemos mantenido conversaciones muy detalladas y positivas sobre el plan ruso, pero consideramos que éste necesita algunos retoques», señaló el vicepresidente iraní.

La iniciativa del Kremlin, agregó, «es una parte importante del paquete de propuestaspara la solución» de la crisis en torno al controvertido programa nuclear iraní.

Por su parte, el jefe de la Agencia Atómica Rusa aseguró que «apenas quedan problemas pendientes relativos a la organización, financiación y el carácter técnico de la propuesta rusa».

Kirienko adelantó que la tercera ronda de consultas sobre la oferta rusa, que cuenta con el cauto apoyo de la AIEA y el respaldo de la ONU, EE.UU. y el trío europeo (Alemania, Reino-Unido y Francia), « continuará en los próximos días en Moscú».

«Las conversaciones no serán sencillas ni fáciles, pero el interés iraní es palpable. El problema nuclear iraní puede ser solventado en el marco de la AIEA», dijo Kirienko, citado por la agencia oficial rusa «Itar-Tass».

• Prevención

En opinión del funcionario ruso, la propuesta del Kremlin permite garantizar el derecho «soberano» por parte iraní de disponer de un programa nuclear civil, al tiempo que se previene la proliferación de armas nucleares.

No obstante, fuentes de la delegación rusa en Teherán insistieron en que las conversaciones para el establecimiento de la empresa mixta deben enmarcarse dentro de las negociaciones internacionales sobre el programa nuclear iraní.

«Irán debe retornar a la moratoria sobre las actividades de enriquecimiento de uranio. La oferta rusa ya no está sobre la mesa de negociaciones, sino en el campo iraní», agregó.

El Kremlin desea que Irán declare una moratoria como gesto de buena voluntad hacia la comunidad internacional, pero el portavoz del ministerio iraní de Exteriores, Hamid Reza Asefi, replicó negando que su país haya empezado a enriquecer uranio a escala industrial.

Pero Teherán manifestó en varias ocasiones durante las últimas semanas que no tiene intención de renunciar a su « derecho» a realizar investigaciones en este terreno.

El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, aseguró que las negociaciones con Irán proseguirían, si es necesario, hasta el 6 de marzo, cuando el director general de la AIEA, Mohamed El-Baradei, presente a la Junta de Gobernadores de este organismo el informe destinado al Consejo de Seguridad de la ONU.

Un informe «negativo» por parte de El-Baradei dejaría las puertas abiertas para el debate de las ambiciones nucleares iraníes en el seno del Consejo de Seguridad, órgano facultado para imponer sanciones hasta militares.

Dejá tu comentario