Bush pone paneles contra censura de Castro en La Habana

Mundo

Habana - El nuevo representante de Estados Unidos en Cuba, Michael Parmly, a quien Fidel Castro tilda de «bandido», volvió a la carga con una guerra informativa: iluminará las noches del Malecón con noticias y mensajes de libertad, transmitidos en un panel gigante en la fachada de su oficina.

La pantalla electrónica, que despliega letras de luces rojas de más de un metro de altura en el quinto de los seis pisos de la sede de la misión diplomática, fue inaugurada la noche del lunes y trasmitirá noticias de 18 a 24.

«Se va a mantener. Va a estar a partir de ahora todas las noches. Buscamos proveer información al pueblo cubano, sin censura. La intención es romper el bloqueo informativo al que están sometidos los cubanos. Será una manera de comunicarse con ellos»,
declaró un vocero de la misión diplomática.

La Sección de Intereses de Estados Unidos precisó que el panel consta de 25 pantallas y fue inaugurado en conmemoración del 77 aniversario del natalicio del líder de los derechos civiles estadounidense Martin Luther King.

• Derechos Humanos

Sorprendidos, los habaneros vieron la secuencia de mensajes que incluyeron citas célebres de Luther King -asesinado en 1968- y artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos sobre la libertad de expresión, reunión, asociación y participación política.

Tras anunciar «titulares de hoy», el panel desplegó varias noticias, entre éstas del triunfo de «la socialista Michelle Bachelet» en Chile, y la posición de Europa y Estados Unidos que «de continuar con sus actividades nucleares, Irán debería ser referido al Consejo de Seguridad de la ONU».

«El panel sirve al propósito de poner información variada que podría ser de interés al pueblo cubano», dijo el vocero, según el cual la SINA espera «una reacción del gobierno». «No nos sorprendería, ya la hemos anticipado», agregó.

El lunes fue notorio el aumento en el número de policías apostados en los alrededores de la SINA, pero permitían a los transeúntes detenerse a mirar.

«Así viven... en esta eterna pelea. Ya nos tienen cansados. Seguro ahora van a venir marchas de protestas.


Aunque el cartel está lindo, me parece un irrespeto de Estados Unidos»,
dijo una joven de 29 años que caminaba por el emblemático Malecón.

El panel se puede leer desde los cerca de 100 metros que separa a la sede de la SINA de la estatua de José Martí señalando, acusador, hacia el edificio, en la llamada Tribuna Antiimperialista.

A fines de 2004, James Cason, hoy embajador en Paraguay, hizo instalar en los jardines de la sede diplomática un cartel navideño con el número 75, en alusión al encarcelamiento de igual número de disidentes en 2003.

El gobierno de Cuba pidió el retiro del cartel pero, ante la respuesta negativa, colocó vallas con fotos de torturas realizadas por militares estadounidenses en Irak con mensajes como «Fascistas. Made in Usa», «Exigimos justicia».

Diplomático de carrera de 54 años, Parmly parecía preferir un estilo más moderado que su antecesor, pero escogió estratégicamente el pasado 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, para arremeter contra el gobierno cubano en su primer discurso en la isla.

Dejá tu comentario