13 de abril 2007 - 00:00

Bush respaldó al presidente del Banco Mundial

Paul Wolfowitz fue respaldado por George Bush tras el escándalo por el sueldo de su pareja.
Paul Wolfowitz fue respaldado por George Bush tras el escándalo por el sueldo de su pareja.
Washington, (AFP) - El mandatario estadounidense, George W. Bush, salió ayer en defensa del presidente del Banco Mundial (BM), Paul Wolfowitz, su ex número dos en el Pentágono, cuestionado por el directorio y los empleados de la institución por las condiciones salariales otorgadas personalmente a su novia.

"El presidente confía en Paul Wolfowitz y en su trabajo", aseguró Dana Perino, portavoz de la Casa Blanca, al salir en defensa del que fue uno de los principales artífices de la invasión de Irak, cuando era el brazo derecho de Donald Rumsfeld, que tuvo que renunciar al cargo de secretario de Defensa en noviembre.

El apoyo de Bush se produjo después que el directorio del BM revelara ayer por la noche que no había sido informado por Wolfowitz de las condiciones salariales otorgadas a su novia Shaha Riza, después de su nombramiento, para que dejara la institución y evitara conflictos de intereses.

Los miembros del directorio informaron que el presidente había enviado un memorando al vicepresidente de recursos humanos del BM "ordenándole que logre un acuerdo con la empleada (Riza), especificando en detalle los términos y condiciones".

"Tampoco se encontró que los términos y condiciones del acuerdo hayan sido comentados, revisados o aprobados por el comité de ética, su presidente o el Consejo", añadió, después que Wolfowitz dejara su futuro en manos del directorio de la institución que dirige desde hace menos de dos años.

Las revelaciones de los administradores del Banco se produjeron después que el presidente de la institución financiera admitiera en rueda de prensa haber cometido un "error" y pidiera disculpas por los 61.000 dólares que siguió cobrando su novia después de abandonar el BM y pasar al Departamento de Estado.

La organización de los empleados del Banco no dudó en pedir la renuncia de Wolfowitz y hasta llamó al directorio a abrir el proceso para contratar a un nuevo presidente.

Por su parte, la organización no gubernamental (ONG) Oxfam sostuvo que "si el directorio (del BM) encuentra que las reglas se rompieron" por parte del presidente de la institución "es muy difícil que siga" en su cargo.

El Gobierno estadounidense del presidente George W. Bush, que designó a Wolfowitz como presidente del BM, podría tener la última palabra. El jefe del Banco es tradicionalmente un norteamericano, mientras el cargo de director del FMI está reservado a un europeo.

Desde París, el ministerio francés de Relaciones Exteriores dijo que le correspondía al propio Wolfowitz decidir "si está en condiciones de continuar su misión".

Por su parte, el ministro italiano de Finanzas, Tommaso Padoa-Schioppa, deseó que "se resuelva rápidamente el caso".

El controvertido presidente asumió "toda la responsabilidad por los detalles" del acuerdo, añadió, tras recordar que su novia tuvo que abandonar contra su voluntad la institución para la que trabajaba.

"Creo que había un riesgo legal si el caso no se resolvía mediante un acuerdo mutuo", advirtió, en una clara alusión a una posible demanda de su novia contra el Banco por tener que abandonar su trabajo, tras la llegada de Wolfowitz.

Gracias al acuerdo, Riza siguió cobrando 61.000 dólares del BM después de abandonar la institución tras pasar al Departamento de Estado, elevando su sueldo a 193.590 dólares anuales, más de lo que gana la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

La polémica por las condiciones salariales logradas por la novia de Wolfowitz se produjo en medio de una serie de intensos ataques en Estados Unidos contra la guerra en Irak iniciada por el gobierno del presidente George W. Bush cuatro años atrás.

Dejá tu comentario

Te puede interesar