Carpetazos e insultos en la previa de Paraguay

Mundo

Dos millones y medio de paraguayos elegirán el domingo a un nuevo presidente. Pero esta elección no es una más, ya que se dirime por primera vez la posibilidad de que el Partido Colorado deba dejar el poder tras 61 años de hegemonía. Las encuestas otorgan una ventaja al ex obispo Fernando Lugo, que lidera un frente ideológicamente muy heterogéneo. Lo siguen de cerca Lino César Oviedo, recientemente excarcelado, y la oficialista Blanca Ovelar. El coloradismo ha puesto a funcionar su poderoso aparato, y las advertencias sobre un eventual fraude y posibles hechos de violencia son omnipresentes. Argentina y Brasil deberán estar atentos al resultado: además de la salud democrática de uno de los países miembro del Mercosur está en juego la promesa de los candidatos -Lugo con especial énfasis- de encarecer las exportaciones de energía que Paraguay realiza a los dos países.

Asunción - Faltaba sólo una hora para lo que prácticamente sería el cierre de la campaña electoral paraguaya, el tercer debate entre los cuatro candidatos presidenciales que marchan adelante en las encuestas, cuando empezaron las corridas y el nerviosismo en los pasillos de Canal 4 Telefuturo, abarrotados de asistentes, asesores y corresponsales locales y extranjeros: uno de los invitados se había excusado a último momento. En efecto, Fernando Lugo, el candidato por la Alianza Patriótica para el Cambio, dejó solos a sus contrincantes, Blanca Ovelar, del oficialista Partido Colorado, el ex general Lino César Oviedo, de la Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (UNACE) y el empresario Pedro Fadul, de Patria Querida, que va cuarto en las encuestas pero bastante lejos de los otros tres.

El motivo del faltazo de Lugo fue una incógnita hasta que se encendieron las luces en el estudio con los tres candidatos ocupando sus sillas y una cuarta vacía, y el conductor del programa, el renombrado fundador de «Radio Ñandutí», Humberto Rubin, leyó una nota enviada por el jefe de campaña de Lugo, cuya frase clave era: « Tristemente, no existen actualmente las condiciones políticas para participar de una actividad de estas características». A partir de ese momento, un muy enojado Rubin le dedicó varias frases durísimas al ex obispo y le avisó que acababa de perder un voto: el suyo.

«Sos un estafador, Fernando, mentís», dijo el moderador. Luego agregó: «Al principio dije que iba a votar a Lugo pero poco a poco me fui dando cuenta de su desequilibrio y su irresponsabilidad». También insinuó que lo que Lugo temía era un «carpetazo» de último momento, para después inquirir a sus invitados si algunos de ellos tenía algo que revelar sobre el candidato ausente.

  • Secuestro

    Lino Oviedo levantó la mano y leyó el registro de ingresos de una prisión que confirma que Lugo visitó a algunos de los detenidos por el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, la hija del ex vicepresidente Raúl Cubas Grau, ocurrido en febrero de 2005. La denuncia no es nueva, pero es muy posible que Lugo no deseara ser interpelado nuevamente por un tema tan delicado (ver aparte).

    En cuanto a Fadul, que al parecer le había prometido a la producción del programa «contar todo sobre Lugo» -a quien él mismo convenció de entrar en política y con quien pensaba armar un frente hasta que se distanciaron-, pareció pensarlo mejor y prefirió no hablar en ausencia de su ex aliado.

    Otra alternativa a considerar como explicación para la conducta del candidato de la Alianza Patriótica para el Cambio es que sus asesores hayan aplicado la divisa de los políticos argentinos: «el que va primero en las encuestas no debate». En todo caso el resultado fue que Lugo casi estuvo más presente que si hubiera ido, ya que varias veces el conductor volvió a sacar el tema e instigó a los otros candidatos a criticarlo, alegando además que el ex obispo los culpaba de que no estén dadas las condiciones para debatir. Incluso llegó un momento en que los asesores, secretarios y prenseros de los candidatos que asistían dentro del estudio a la emisión del programa, empezaron a incomodarse ante el espectáculo de sus presidenciables obligados a referirse al gran ausente.

  • Picante

    En todo caso, fue lo más picante de un debate en general tranquilo, en el que no hubo grandes cruces y donde los candidatos se trataron con amabilidad y hasta cierta caballerosidad con la dama, a la que el empresario Pedro Fadul llamó varias veces «mi reina» aunque para preguntarle en qué país vivieron los colorados todos estos años, ya que los discursos de «hay que» o «vamos a» no son propios de quien está gobernando.

    Todo está listo entonces para la cita del domingo en las urnas. El ex obispo, que cerró su campaña con un acto público en Asunción, frente al edificio del Congreso, lidera las encuestas. Las últimas le adjudicaban una intención de voto de 34%, contra 29% de Oviedo y 28,5% de Ovelar. Pero nadie se anima a hacer pronósticos tajantes, por un lado, por lo apretado de los números y, por el otro, por el esfuerzo final del Partido Colorado en poner a jugar todo su aparato para evitar verse desalojado del poder tras 61 años de hegemonía.

    Lino Oviedo, en tanto, cerró su campaña en el «Panteón de los héroes» del centro de Asunción, antes de emprender una marcha hacia el santuario de la Virgen de Caacupé, de la que es devoto. «Ante el altar de la patria, el Panteón nacional de los héroes, he firmado en este instante el acta de compromiso ante el pueblo paraguayo para la gobernabilidad de la República», dijo ante cientos de seguidores. «Este humilde compañero será ungido por el pueblo para ejercer la presidencia», afirmó con vehemencia.
  • Dejá tu comentario