Sánchez firma indultos a los separatistas catalanes y abre hoy una caja de Pandora

Mundo

Desafía el rechazo de la oposición conservadora, del Tribunal Supremo y del propio independentismo, que exige amnistía general y negociar un referendo de autodeterminación. El rey Felipe VI, en un brete.

Barcelona - En nombre de la reconciliación, el Gobierno español indultará hoy a los nueve líderes separatistas catalanes encarcelados por el intento de secesión de 2017, anunció en Barcelona el presidente del ejecutivo, Pedro Sánchez.

“Pensando en el espíritu constitucional de concordia, propondré al Consejo de Ministros conceder el indulto a los nueve condenados”, que recibieron penas de entre nueve y 13 años de cárcel en octubre de 2019 y en unos días se verán libres, dijo ayer Sánchez en el Teatro del Liceo de Barcelona. “La razón fundamental de los indultos es su utilidad para la convivencia”, argumentó el líder socialista, entre los gritos de algunos presentes en la sala, que pedían, en cambio, una amnistía.

El indulto, que se concede caso por caso, supone el perdón de un delito, mientras que la amnistía, de carácter general, implica el olvido de cualquier contravención a la ley, por lo cual no deja antecedentes a los beneficiarios.

Además de no conformar al separatismo catalán, la medida provoca fuerte polémica en el campo españolista, sobre todo después de que la jefa conservadora de la Comunidad de Madrid, la recientemente reelecta Isabel Díaz Ayuso, involucró en la cuestión al propio rey Felipe VI.

Hace pocos días, durante una manifestación, la estrella ascendente del Partido Popular, de perfil más derechista que liberal, preguntó “¿cuál será el papel del Rey?”. “¿Firmará los indultos? ¿Le harán cómplice?”. Amonestada por el PP, debió poco después dar marcha atrás y aclarar que “el rey no es cómplice de nada” y que “toda la culpa recae en el presidente del Gobierno”.

El presidente regional catalán, el independentista moderado Pere Aragonès, afirmó que “con esta decisión del Gobierno español corrige una sentencia del Tribunal Supremo que fue injusta”, porque “organizar un referéndum no puede ser delito”. Sin embargo, consideró que los indultos son “un paso insuficiente e incompleto” y pidió la amnistía, así como el reconocimiento del derecho a la autodeterminación de la región.

Los indultos anunciados hoy por el premier, Pedro Sánchez, son “un primer paso” en el camino del diálogo, pero es “insuficiente e incompleto”, porque, a su juicio, “debe ir seguido de una negociación”, declaró. Pese a la prohibición de la justicia, el Gobierno regional, presidido entonces por el independentista Carles Puigdemont, organizó el 1 de octubre de 2017 un referéndum de autodeterminación, marcado por escenas de violencia policial que dieron la vuelta al mundo.

El 27 de ese mes, el Parlamento catalán declaró unilateralmente la independencia, a lo que el Gobierno español, entonces presidido por el conservador Mariano Rajoy, respondió destituyendo al ejecutivo catalán y poniendo bajo tutela de Madrid a esa comunidad autónoma.

Perseguidos por la justicia, los dirigentes secesionistas huyeron de España, como Puigdemont, o fueron detenidos, como el entonces vicepresidente catalán y líder de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), Oriol Junqueras.

En octubre de 2019, el Tribunal Supremo condenó a nueve líderes separatistas a penas de cárcel de entre 9 y 13 años, una sentencia que desató manifestaciones masivas en Cataluña, algunas de ellas violentas.

Rechazado ya por el Tribunal Supremo, el indulto tampoco cuenta con un apoyo mayoritario: según un sondeo de Ipsos, el 53% de la ciudadanía española se opone, aunque el 68% de los catalanes sí ve bien las medidas de gracia.

Los indultos llegan aprovechando la salida de la pandemia y que las próximas elecciones nacionales, previstas como muy tarde para enero de 2024, están suficientemente lejos.

“Con el paso del tiempo, si la economía va bien, y cuando los ciudadanos perciban que esta salida de crisis no será como la del 2008, gracias a los fondos europeos, lo de los indultos quedará como algo anecdótico”, explicó Pablo Ferrándiz, sociólogo y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid.

Queda por verse si la medida –que no beneficiará a Puigdemont, que sigue refugiado en Bélgica y es todavía perseguido por la justicia española– hará avanzar el diálogo en Cataluña.

“Los indultos son una pieza fundamental, son la llave que abre el candado, ya que la situación en Cataluña era de bloqueo absoluto”, valoró Oriol Bartomeus, profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Dejá tu comentario