Colombia: Uribe ahora dice que liberará presos de las FARC antes del 7 de junio

Mundo

Bogotá, (ANSA).- El presidente colombiano, Alvaro Uribe, argumentó ayer "razones de estado" para ordenar la liberación de guerrilleros de las FARC antes del 7 de junio próximo, al tiempo que defendió las razones por las que presentará un proyecto de ley que permita la salida de la cárcel de los políticos relacionados con los grupos paramilitares.

Sobre la liberación de un número indeterminado de miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Uribe dijo: "el 7 de junio tengo que haber hecho efectivo lo de las FARC parcial o totalmente o haberlos llevado a un sitio de reclusión especial".

"Yo tengo un compromiso de estado, una razón de estado para tener listo lo de las FARC el 7 de junio. Es una razón superior para la conveniencia del estado de Colombia. No la puedo decir (ahora), oportunamente la sabrá el país", le dijo a la prensa local.

Según Uribe, se trata de una "excarcelación condicionada para buscar liberación de secuestrados".

Las condiciones para liberar a los guerrilleros presos es que estos no regresen a su organización y se conviertan en mediadores de paz.

Ayer Raúl Reyes, uno de los máximos jefes guerrilleros, aseguró que "las FARC ratifican nuevamente al presidente Nicolás Sarkozy y al pueblo francés nuestro indeclinable compromiso con la búsqueda del canje de prisioneros".

El vocero de las FARC dijo que los "buenos oficios" de Sarkozy "serán definitorios para conseguir el regreso a sus hogares de doña Ingrid (Betancourt) y demás canjeables".

Citado ayer por un diario alemán, Reyes sostuvo que su organización estaría dispuesta a liberar a los tres estadounidenses en su poder si Washington entrega a los guerrilleros alias "Sonia" y "Simón Trinidad", presos en cárceles de ese país.

Betancourt y los tres norteamericanos forman parte de un grupo de 56 secuestrados por las FARC que ese grupo pretende canjear por guerrilleros presos.

Por su parte, el canciller Alvaro Araujo dijo ayer de manera sorpresiva que el gobierno está listo para un encuentro directo con las FARC pero sin que eso signifique el despeje de algún territorio, como lo ha exigido esa guerrilla.

Así, en la opinión pública ha quedado la percepción de que se está avanzando en el tema del llamado "canje humanitario" pero no hay unanimidad sobre lo que significan todas las señales de los últimos días.

Hace algunas semanas Uribe venía hablando de la idea de liberar guerrilleros presos, pero solo ayer desarrolló la fórmula y la vinculó a la propuesta hecha el martes pasado de una excarcelación de políticos presos por tener vínculos con grupos paramilitares.

La revista Semana informó ayer que el fin de semana pasado el ministro del Interior, Carlos Holguín, se reunió con trece congresistas -doce de ellos de la coalición de gobierno- presos en una cárcel de Bogotá y vinculó esa entrevista con el anuncio de Uribe.

Al respecto Carlos Gaviria, ex candidato presidencial y máximo jefe del opositor Polo Democrático Alternativo (izquierda), afirmó que el presidente está siendo presionado por sus aliados políticos.

Según Gaviria, los congresistas presos le están diciendo "de manera implícita o explícita" a Uribe: "usted se benefició de nuestro apoyo, sus proyectos salieron adelante con nuestro voto, ahora nosotros nos encontramos en una situación desventajosa ¿qué va a hacer usted por nosotros?".

Uribe afirmó que hay que diferenciar entre los políticos que trabaron relación con los paramilitares por razones humanitarias o por coerción de aquellos que se aliaron con la intención de delinquir.

A los primeros se les daría excarcelación plena, mientras que para los segundos una "excarcelación parcial".

Para ambos habría "muerte política, sin amnistía, sin indulto, teniendo la responsabilidad legal de por vida", explicó el mandatario.

Argumentó que el castigo "psicológico" que puedan sufrir los políticos detenidos por perder la posibilidad de regresar a la vida pública puede llegar a ser más fuerte que la misma cárcel.

"¿Usted sabe lo que le pasará en lo que le resten de años de vida a ese político en el momento en que tenga que decir 'confieso que le pedí a los paramilitares que vinieran a mi región'?¿Usted sabe lo qué pasará con eso?", se preguntó Uribe.

El argumento principal del mandatario sobre excarcelar a políticos, empresarios, funcionarios, hacendados, entre otros, que colaboraron con los paramilitares y la guerrilla es el "desequilibrio".

"Uno de los desequilibrios que se presenta en este momento es que paramilitares o guerrilleros que se sometan a la ley de justicia y paz tienen más beneficios que las personas que fueron obligadas a cooperar con ellos", explicó Uribe.

El presidente negó que el proyecto de esta ley pueda ser sometido a "referendo", porque "el gobierno es el responsable del orden público y uno no le puede trasladar esas responsabilidades a la ciudadanía que es vulnerable y que no tiene esa responsabilidad", apuntó.

Dejá tu comentario