Confirmó la ONU que Irán amplió su programa nuclear

Mundo

Viena (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Irán sigue desafiando a la comunidad internacional y ha intensificado su controvertido programa nuclear, señaló un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), enviado ayer al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York.

«Irán no ha suspendido sus actividades relacionadas con el enriquecimiento» de uranio, en contra de las exigencias del Consejo, destaca en el informe que confirma así lo que el propio gobierno iraní estuvo anunciando en las últimas semanas.

Teherán no piensa ceder un solo ápice en esta disputa, al tiempo que los inspectores, liderados por el director del AIEA, Mohamed El Baradei, parecen empezar a perder la paciencia con los iraníes. Mientras, EE.UU. está molesto con El Baradei por declaraciones que éste formuló a un diario español, en el que sufrió que debería aceptarse que Irán enriquezca uranio, tratando de conducir el proceso en lugar de impedirlo, lo que parece imposible.

Desde hace más de un año, el organismo dependiente de la ONU ya no recibe de Irán el mismo nivel de información que antes, por lo que sus conocimientos sobre ciertos aspectos de las actividades nucleares de Irán «se ha deteriorado», señala el documento.

Agrega que los inspectores siguen siendo «incapaces de avanzar en sus esfuerzos por verificar ciertos aspectos sobre el alcance y la naturaleza» del programa nuclear iraní, sospechado internacionalmente de perseguir fines militares.

En una resolución adoptada el pasado 24 de marzo, el Consejo de Seguridad de la ONU había instado a Irán a suspender todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento de uranio en un período de 60 días, un plazo que venció ayer. Pero lo que sucede sobre el terreno es todo lo contrario, indican los inspectores de Naciones Unidas.

Irán ha impulsado sus actividades en la planta piloto de enriquecimiento y la construcción de la planta subterránea de enriquecimiento, ambas en Natanz, en el centro del país, dicen. Además, los técnicos iraníes han empezado a introducir uranio en gas (UF6) en las cascadas de centrifugadoras, de las cuales ya funcionan más de 1.600.

Según expertos en la materia, con esa cantidad de centrifugadoras Irán ya estaría teóricamente en condiciones de producir, en un tiempo relativamente corto, suficiente uranio enriquecido para construir una bomba atómica.

El uranio enriquecido, materia prima para el combustible nuclear, se encuentra en el centro del conflicto, debido a su posible doble uso, civil y militar, dependiendo de su pureza.

Según el informe de la AIEA, Irán ha enriquecido uraniohasta 4,8% -lo que los inspectores de la ONU siguen verificandomientras que para construir una bomba se requiere más de 80%.

Un diplomático cercano a la AIEA dijo ayer en Viena que los iraníes están instalando una nueva cascada de 164 centrifugadoras «cada diez días», por lo que se calcula que antes de julio podrían llegar hasta las 3.000 unidades. A largo plazo, Irán planea instalar en la planta subterránea de Natanz más de 50.000 centrifugadoras para producir uranio enriquecido a nivel industrial.

Por otra parte, la AIEA criticó a Irán por su falta de cooperación en el proceso de inspecciones. «Irán no ha dado su visto bueno a ninguna medida de transparencia, lo que sería esencial para esclarecer algunos aspectos sobre el alcance y la naturaleza de su programa nuclear», precisa el documento.

«Si Irán no responde a los asuntos pendientes desde hace tiempo, no aplica el Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y no ofrece las medidas de transparencia requeridas, la agencia no será capaz de reconstruir plenamente el historial del programa nuclear iraní», agrega.

  • Inspecciones

    El protocolo adicional del TNP permite inspecciones sin aviso previo en cualquier instalación, pero Teherán suspendió la aplicación de ese protocolo en febrero del año pasado como reacción al envío de su caso al Consejo de Seguridad de la ONU.

    Estados Unidos, que ya pidió ejercer una «presión adicional» sobre Teherán, consultará con sus socios los próximos pasos a dar, pero ahora es el momento de que Irán cumpla con el Consejo de Seguridad de la ONU, coopere con la AIEA y, lo que es más importante, suspenda sus actividades de enriquecimiento de uranio», dijo el portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, Gordon Johndroe.

    El informe, agregó Johndroe, representa «una lista del continuo desafío de Irán a la comunidad internacional y muestra que los líderes iraníes sólo aumentan el aislamiento del pueblo iraní».

    En tanto, el gobierno de Gran Bretaña afirmó que «creemos que la suspensión completa de las actividades de enriquecimiento es la única medida aceptable y de confianza que permite el comienzo de conversaciones formales» con Irán, según declaró un portavoz del Foreign Office.
  • Dejá tu comentario