Conmoción en Paraguay por un ataque guerrillero: mataron a 8 militares

Mundo

El Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) hizo detonar una bomba cuando los soldados de la Fuerza de Tareas Conjunta (FTC) circulaban en un camino vecinal de Horqueta. Aunque las primeras informaciones hablaron de siete muertos, la agencia oficial IPP elevó el número de víctimas a 8.

Todos formaban parte de una patrulla de la FTC, el contingente creado por el Gobierno para combatir al EPP, que realizaba tareas de control en un camino vecinal en el que se había colocado un artefacto explosivo, detonado al paso del vehículo.

Cinco de los militares fallecieron en el acto, y el resto cuando eran trasladados a un hospital regional. Además de la explosión, hubo varios disparos contra el vehículo en el que se desplazaba la patrulla militar.

El fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, que formó un equipo para investigar los hechos, aseguró que el atentado "enluta al país" y expresó su confianza en que la FTC pueda "dar con los delincuentes" que causaron el suceso, según un comunicado.

Los fallecidos fueron identificados como Félix Fernando Fernández Duarte, Lucio De Jesús Tarrasca Galván, Robert Fabián Cañete Pereira, Genaro Arias Palacios, Sergio Daniel López, Eder Arias, Hugo Candia y Pablo Farías.

El ataque ocurrió en un camino vecinal de Núcleo 6 Arroyito, en el distrito de Horqueta, del departamento de Concepción, y fue cerca de las 9.

El Gobierno paraguayo atribuye al EPP medio centenar de asesinatos y varios secuestros desde su fundación en 2008. Desde hace tiempo, tiene en su poder a un policía y a dos colonos menonitas, sin que avancen las negociaciones para sus liberaciones.

En tanto, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, visitó la base de operaciones de los uniformados en Horqueta -a unos 50 kilómetros del lugar del ataque- junto con el ministro del Interior, Francisco de Vargas, y jefes policiales y militares.

"Mi trabajo es procurar que no le falte absolutamente nada a los más valientes, a quiénes nos honran y ponen la vida. Cuenten con el presidente", dijo Cartes a los soldados, según reportes de medios locales. "Si hay algo que mejorar, mejoraremos. Pero esta es la hora, este dolor hay que transformarlo en éxito".

El mandatario fue blanco de duras críticas de políticos la oposición que cuestionaron su estrategia de seguridad y el desempeño de la Fuerza de Tarea Conjunta, creada por Cartes en el 2013 para erradicar al EPP, un grupo de izquierda que aspira convertirse en una guerrilla similar a las FARC de Colombia.

Además, los opositores pidieron la destitución del ministro del Interior. En tanto, las autoridades no divulgaron mayores detalles sobre qué acciones tomaría el Gobierno tras el ataque.

Horas antes, tras llegar de una visita oficial a México, Cartes dio un mensaje en el que expresó sus condolencias a las familias de los fallecidos y prometió "una guerra frontal contra los narcoterroristas del norte".

"Como presidente de la república, soy responsable de la sangre de los héroes de Arroyito y voy a honrar su sacrificio. Me comprometo con todos ustedes a ponerme personalmente al frente de esta guerra contra el terrorismo y obtener resultados contundentes", dijo Cartes cerca de la medianoche del sábado.

El EPP -que mantiene secuestradas a tres personas- es señalado por las autoridades como responsable de asesinatos, secuestros y numerosos ataques a comisarías y estancias ocurridos en más de una década en la zona norte del país.

Dejá tu comentario