Conmoción en Suiza: trabajador mató a dos compañeros, hirió a siete y se suicidó

Mundo

Un trabajador de 42 años de una empresa maderera en Menznau, en el centro de Suiza, mató a tiros a dos compañeros, hirió a otros siete y se quitó la vida, en un suceso que reabrió el debate en el país sobre la tenencia de armas.

El agresor, que trabajaba desde hacía 17 años en Kronospan (empresa dedicada a los productos de madera conglomerada), comenzó a disparar con una pistola contra sus compañeros, en la pausa del café matutino.

Según los testigos de la tragedia, el homicida disparó en primer lugar en los talleres y posteriormente por un pasillo que lleva a la cafetería de la empresa, donde siguió disparando.

Cuando la policía y los servicios médicos llegaron al lugar de los hechos, encontraron a tres personas muertas, entre ellas el autor de los disparos, y a siete heridas, que fueron trasladadas a varios hospitales, cinco de ellas en estado grave.

Las autoridades y representantes de la empresa comparecieron ante la prensa y afirmaron desconocer por el momento los motivos de un suceso que causó conmoción en la pequeña localidad de Menznau.

El director de Kronospan, Mauro Capozzo, describió al autor de los disparos como una persona tranquila que pasaba desapercibida.

"Este es un hecho extremadamente triste, incomprensible y sorprendente", declaró Capozzo a los periodistas

La dirección de la empresa decidió cerrar sus puertas durante dos días para que sus cerca de 400 empleados asimilen la tragedia.

Kronospan pertenece a un grupo empresarial austríaco y es una de las principales fuentes de trabajo de este municipio de 3.000 habitantes que se encuentra a 35 kilómetros de Lucerna.

Recientemente anunció que se ve obligada a reducir su producción por la falta de virutas de madera para elaborar los conglomerados a causa de las bajas temperaturas de este invierno, pero Capozzo aseguró que no estaba previsto despedir a nadie.

El suceso ha vuelto a sacudir Suiza, un país en el que hay un alto índice de armas en manos de la población civil y donde los sucesos de este tipo suceden con cierta frecuencia.

El Consejo Federal (Gobierno) manifestó su consternación por lo sucedido y expresó sus condolencias a las familias de las víctimas.

"Lo que ha pasado es increíble. No conocemos los detalles, pero lo que nos han comunicado es verdaderamente horrible", manifestó la ministra de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf.

El suceso ha ocurrido un mes y medio después de que un hombre que había estado hospitalizado en un centro psiquiátrico matara con un fusil a tres personas e hiriera a dos más en Daillon, un pequeño pueblo del cantón de Valais, en el oeste de Suiza.

El hombre disparó de manera aparentemente indiscriminada contra las personas que deambulaban por el lugar, tres de las cuales murieron en el acto, hiriendo de gravedad a otras dos.

La policía detuvo poco después al agresor, que había estado internado en el año 2005 en un centro psiquiátrico después de que las autoridades le confiscaran varias armas.

En un alto porcentaje de hogares suizos hay armas debido a que los hombres realizan ejercicios militares hasta los 42 años y tienen derecho a guardar en su casa fusiles de asalto y otro tipo de armas.

Las estadísticas oficiales dicen que hay unos 2,3 millones de armas en manos de los ciudadanos (sin tener en cuenta escopetas y pistolas de caza o deportivas), un número muy elevado teniendo en cuenta que Suiza tiene algo menos de 8 millones de habitantes.

Sucesos como este reabren el debate sobre la posesión de armas, pese a que en 2011 los suizos rechazaron en referendo una iniciativa a que sus armas se guarden en arsenales especiales.

La mayoría de los votantes optaron por preservar el derecho a tener en casa las armas que reciben durante el servicio militar.

El tiroteo más recordado y más grave ocurrió en 2001, cuando un hombre irrumpió en el parlamento regional del cantón suizo de Zug y mató a 14 personas, tras lo cual se suicidó.

Dejá tu comentario