Coronavirus incontrolable: Israel superó los 3.500 contagios en un día

Mundo

El gobierno de Netanyahu, que impuso un toque de queda, anunció una cifra récord de casos diarios. El país se adentra a una segunda ola de la pandemia en medio de una crisis política.

Israel superó por primera vez los 3.500 contagios de coronavirus en un solo día, horas después de que empezara a regir el toque de queda nocturno en 40 localidades para intentar neutralizar la imparable segunda ola de la enfermedad.

El Ministerio de Salud informó de 3.506 nuevos casos en la última jornada, 81 más que el día anterior, cuando también se registró uno de los números más alto de test hasta ahora: 44.546.

Desde que comenzó el ciclo lectivo presencial en Israel, hace una semana, 1.368 centros educativos, entre ellos 347 escuelas, debieron cerrar por más de 1.800 positivos de coronavirus entre personal y estudiantes.

La noche del martes comenzó el toque de queda nocturno, entre las 18 y las 5, en 40 ciudades y barrios de todo el país con el mayor índice de infecciones. La mayoría de los barrios en los que rige la medida de excepción son las consideradas como "rojas", donde conviven judíos ultraortodoxos y árabes.

Las medidas para controlar la segunda ola de contagios, no obstante, son más laxas de lo anunciado originalmente luego de que los partidos ultraortodoxos, clave en la permanencia del primer ministro Benjamín Netanyahu en el poder, se quejaran por discriminación.

Pese a ello, varios alcaldes ultraortodoxos anunciaron que no cooperarán con las nuevas disposiciones del gobierno e insistieron en que se sienten "humillados".

La gestión gubernamental de la pandemia generó un cruce de acusaciones entre el Ejecutivo y la oposición, que dice que Netanyahu prioriza sus intereses políticos sobre el bienestar de la población. El primer ministro enfrenta un fuerte descontento popular, canalizado en diez sábados consecutivos de protestas frente a su residencia, y tres procesos judiciales por corrupción.

A diez días de la festividad de Rosh Hashaná, el año nuevo judío, se estudia la imposición de más restricciones, incluido un posible cierre total, si la cifra de contagios diarios por coronavirus no baja.

Hasta el momento, 1.048 personas murieron por la Covid-19 en Israel, mientras que de los casi 140.000 contagios totales, más de 30.000 siguen activos, dijo el Ministerio de Salud.

Israel padece desde hace más de dos meses una fuerte segunda ola de coronavirus que hasta ahora no pudo controlar.

Durante el verano, el Ejecutivo evitó imponer medidas restrictivas drásticas para no perjudicar una economía ya debilitada por la pandemia, pero su incapacidad para reducir la curva hizo que las autoridades planteasen volver a restricciones más duras.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario