Cuarta congregación de cardenales no fijó fecha de cónclave

Mundo

La fecha para el inicio del cónclave en el que se elegirá al sucesor de Benedicto XVI sigue todavía en el aire, aunque el Vaticano se mostró optimista de que el nombre del nuevo papa se conozca antes de la Semana Santa.

"El que haya un nuevo papa para el Domingo de Ramos (24 de marzo) depende del cónclave, pero la esperanza común es que sí que lo haya. Es un deseo, una opinión, no una certeza", afirmó el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

"La certeza la tendremos cuando veamos al papa en la logia de la basílica de San Pedro", añadió el sacerdote italiano después del cuarto día de sesiones preparatorias del cónclave.

Las normas vaticanas prevén que la elección papal se celebre en la Capilla Sixtina entre 15 y 20 días después del inicio de la sede vacante, que comenzó con la renuncia de Benedicto XVI el pasado 28 de febrero. Sin embargo, en uno de los últimos actos de su pontificado, el ahora papa emérito emitió un "motu propio" por el cual autorizaba a los cardenales a adelantar la fecha de la elección papal si lo consideraban oportuno.

El decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano, anunció la semana pasada que la fecha del cónclave se decidiría cuando estuvieran en Roma los 115 cardenales que participarán en el cónclave por tener menos de 80 años, si bien Lombardi precisó el martes que la fecha podría decidirse ya antes, una vez estuviera claro el día de llegada del último purpurado.

Después de la llegada en la tarde del miércoles a Roma del cardenal polaco Kazimiers Nycz, ya sólo queda que se una al resto de purpurados el vietnamita Jean Baptiste Pahm Minh Man, cuyo arribo está previsto para mañana. Medios de prensa italianos mencionan el próximo lunes como la fecha más probable para el inicio del cónclave.

Sea como sea, Lombardi indicó que de parte del Colegio Cardenalicio no hay "ninguna prisa" para fijar la fecha de inicio. "Se aprecia la voluntad de una preparación, adecuada, seria, profunda, no apresurada, y en esta situación no ha parecido oportuno celebrar una votación sobre la fecha del cónclave", afirmó el sacerdote italiano, señalando que "podría ser más respetuoso y natural esperar a que estén todos para fijar la fecha".

Los 113 cardenales electores que se encontraban en la mañana del miércoles en Roma participaron en la cuarta congregación general preparatoria del cónclave que tiene lugar a puerta cerrada en el Aula Nueva del Sínodo, en las inmediaciones de la Basílica de San Pedro.

En general, la información aportada por el Vaticano sobre los temas tratados en las reuniones está siendo muy reducida. Lombardi se limitó a decir que hubo un total de 18 intervenciones y que los temas principales fueron la "nueva evangelización", las relaciones entre el Vaticano y las diócesis y, por primera vez, las expectativas al próximo papa.

El portavoz afirmó que "la tradición del cónclave y el camino que lleva hacia el mismo" es de mantener la "reserva" con el fin de "preservar la independencia y la libertad de los cardenales ante tan importante decisión".

Tan sólo los cardenales estadounidenses venían celebrando un encuentro con la prensa después de las sesiones. Sin embargo, una portavoz que los purpurados han dedicido no conceder más declaraciones ante la "preocupación" por la fuga de noticias reservadas aparecidas en diarios italianos.

La prensa italiana aseguró que sobre todo los cardenales italianos desean que el cónclave comience pronto, mientras que los purpurados de otros países abogan por cumplir los tiempos establecidos. "Mi impresión nunca ha sido que podamos comenzar el 10 u 11 de marzo", afirmó el arzobispo de Chicago, Francis George, citado por "La Stampa". George cree que es mejor discutir con tranquilidad y luego celebrar un cónclave corto.

También el cardenal alemán Walter Kasper, quien cumplió 80 años el martes y será por ello el más anciano de los electores, consideró que se debe preparar el cónclave "con calma", ya que la situación es diferente a 2005, cuando Joseph Ratzinger entró en la elección como claro favorito. "Los cardenales casi no nos conocemos", consideró en una entrevista con "La Reppublica".

Por su parte, el cardenal arzobispo de Lyon, Philippe Barbarin, dijo no haber decidido todavía por quién votará en el cónclave y estimó que son muchos los cardenales que se encuentran en la misma situación. "Discutimos entre nosotros. Eso ayuda a descubrir las cualidades y los defectos de unos y otros", declaró a "Le Parisien".

Las congregaciones generales preparatorias del cónclave continuarán este jueves en horario de mañana y de tarde.

Lombardi dio a conocer también que el anillo del Pescador llevado por Benedicto XVI ya ha sido inutilizado. Se prevé que se conserve en la colección de anillos papales de la Oficina de Ceremonias Pontificias en el Vaticano.

Normalmente, los anillos de los papas son destruidos después de su muerte, como parte de un antiguo rito.

Dejá tu comentario