Cuba celebró el Día de la Rebeldía sin discurso de Raúl y con la ausencia de Fidel

Mundo

Los cubanos celebraron su fiesta nacional sin la participación en los actos del líder Fidel Castro y con un claro mensaje del gobierno de que las reformas económicas en la isla serán paulatinas y sin presiones de la comunidad internacional.

El acto principal estuvo encabezado por el presidente, Raúl Castro, quien delegó la función de orador principal a su vice primero, José Ramón Machado, encargado de moderar las expectativas de los cubanos en cuanto a reformas económicas y políticas en el país.

"Continuaremos el estudio, el análisis y la toma de las decisiones que conduzcan a superar nuestras deficiencias en todos los órdenes y perfeccionar nuestra sociedad. Actuaremos sin soluciones populistas, demagógicas o engañosas. No nos conduciremos por campañas de la prensa extranjera", dijo Machado.

El vicepresidente primero habló en el acto multitudinario celebrado en la ciudad de Santa Clara, 270 kilómetros al este de La Habana.

Explicó que los cambios se harán "con sentido de responsabilidad, paso a paso" y al ritmo que determine el gobierno "sin improvisaciones ni precipitaciones, para no errar y dejar atrás definitivamente errores o medidas que no se avienen a las condiciones actuales".

Machado resaltó el espíritu de los cubanos que "enfrentan las dificultades con una intensa labor y en medio de un entorno adverso como resultado de la crisis económica mundial".

También marcó que la situación adversa tiene que ver con "el anacrónico bloqueo económico, comercial y financiero que el gobierno de Estados Unidos" aplica a Cuba hace 48 años, y los efectos climáticos, que vienen castigando las islas del Caribe.

Fidel se convirtió en el gran ausente del acto en Santa Clara, la ciudad donde reposan los restos del comandante Ernesto `Che` Guevara, pese a que el ex presidente hizo en los últimos 20 días seis apariciones públicas luego de permanecer oculto desde 2006, cuando dejó el gobierno por problemas de salud.

Machado no dejó pasar este hecho, al afirmar en su discurso que la "visible recuperación" de Fidel, de 83 años, es "motivo de profunda alegría" y añadir que el ex presidente "está presente y combatiendo en este día que tanto significa para él y para todos" los cubanos.

Uno de los invitados del acto era el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien decidió no abandonar Caracas debido al incremento en la tensión que se registra con Colombia, país que afirma que guerrilleros de las FARC actúan en la frontera desde el territorio venezolano.

El vicepresidente se refirió también a este conflicto, sobre el que consideró que "Venezuela tiene todo el derecho a defenderse" y manifestó que ese país "contará siempre con el firme respaldo de todo el pueblo cubano".

La celebración, conocida como el Día de la Rebeldía, recuerda el asalto liderado por Fidel Castro al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, que si bien acabó en un fracaso, es tomado como el inicio de la lucha armada contra el régimen de Fulgencio Batista.

Dejá tu comentario