Despegó sin problemas el Discovery

Mundo

El transbordador espacial Discovery, con siete astronautas a bordo y al mando de una mujer, partió hoy al espacio aún con dudas sobre los sistemas de seguridad, luego del intento fallido de hace 13 días.

El lanzamiento se realizó a las 11:38 de Argentina desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral, en Estados Unidos, informó la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA).

La misión, que es encabezada por la astronauta Eileen Collins, es la número 114 en la historia de los transbordadores espaciales y la primera desde el estallido del Columbia en febrero de 2003, que se desintegró al ingresar a la atmósfera.

A primera hora del día se anunció que se suspendería la salida de la nave, pero luego se decidió continuar con la operación y la el transbordador partió a la hora prevista.

El lanzamiento, el momento más difícil de la misión tras el accidente del Columbia, se cumplió sin inconvenientes, bajo condiciones climáticas favorables.

Nueve minutos después del decolaje, el tanque de combustible principal se separó del trasbordador, de acuerdo a lo previsto y en ese momento, cuando los sensores mostraron que no había problemas, respiraron aliviados los técnicos norteamericanos.

En el último vuelo del Columbia, una falla en el lanzamiento condenó a la misión, por lo que esta partida exigió más de un centenar de cámaras para monitorear toda la nave y evitar así una falla como la anterior.

La NASA informó que la nueva misión del Discovery, cuyo nombre es STS-114, orbitará a la Estación Espacial Internacional (ISS), a la que deberá aprovisionar.

El 13 de julio pasado, los técnicos cancelaron a último momento el despegue del transbordador, porque uno de los cuatro sensores de combustible dejó de medir lo que había en los tanques.

El hecho ocurrió cuando los siete astronautas estaban a bordo y luego de que se despejaran las incógnitas sobre las condiciones climáticas en el momento del despegue, tras el paso del huracán Dennis por la zona.

En la nueva fecha de partida, la nave volvió a ser revisada paso a paso, pero esta vez, pese a que hubo alguna duda sobre el sistema de seguridad, se decidió efectuar la partida.

El despegue, seguido por los familiares de los muertos en el Columbia, se realizó sin inconvenientes, con todas las cámaras en funcionamiento, sin que detectaran fallas.

Por ese motivo, la separación del tanque de combustible principal, registrada en el tiempo previsto, fue una señal más que positiva para la misión que rescatará la credibilidad en los transbordadores tras los desastres del Columbia y el Challenger.

La partida se hizo a pesar de las críticas de los detractores del proyecto, quienes atacan esta línea de trabajo por los costos que tiene en relación con lo que puede producir.

Tras la suspensión del vuelo del 13 de julio, la NASA dejó entrever que volvería a intentarlo entre el 23 y 24 del mismo mes, aunque tenía tiempo para iniciar la misión hasta el 31 de este mes, hasta cuando duraba la "ventana" de salida.

Si el Discovery no partía en ese lapso y debía esperar una nueva oportunidad en septiembre, el transbordador Atlantis, con salida programada para ese mes, hubiera tenido que esperar su nuevo turno hasta noviembre.

Pero el miércoles último, la agencia aeroespacial fijó el 26 de julio como fecha de lanzamiento y ese plazo se cumplió, por lo que todo el proyecto sigue su marcha.

Dejá tu comentario