EEUU anunció nuevas sanciones contra Corea del Norte

Mundo

Estados Unidos anunció nuevas sanciones contra Corea del Norte, apuntando a sus líderes, y advirtió sobre serias consecuencias si vuelve a atacar a Corea del Sur.

En rueda de prensa, Clinton señaló que Washington estudia congelar los bienes de bancos o de los individuos norcoreanos que realicen actividades vinculadas con la proliferación nuclear y afirmó que las sanciones irán dirigidas contra la cúpula dirigente norcoreana y no contra el pueblo.

En un comunicado, los cuatro ministros alertaron a Pyongyang en contra de más acciones de provocación, instaron al régimen de Kim Jong-il a poner fin "a todos sus programas nucleares" y le exigieron que asuma la responsabilidad en el naufragio del "Cheonan".

Las relaciones a lo largo de la dividida península se volvieron cada vez más hostiles luego de que Corea del Sur acusó a su vecino de hundir uno de sus buques de guerra en marzo, provocando la muerte de 46 marineros.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que Washington estaba listo para volver a las conversaciones internacionales sobre el programa de armas nucleares norcoreano si Pyongyang envía una "señal positiva", pero que hasta ahora eso no ocurrió.

"Tenemos la intención muy específica, tras una intensa labor de investigación sobre lo que se ha hecho anteriormente, de apuntar a los líderes, de apuntar a sus activos", dijo Clinton en conferencia de prensa en Seúl junto al secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, y sus pares locales.

Clinton insistió en que las nuevas sanciones no estaban dirigidas a los ciudadanos norcoreanos comunes, que conforman una de las sociedades más pobres del mundo y cuya economía está ya en gran parte aislada del mundo exterior en respuesta a sus ensayos nucleares.

Los funcionarios advirtieron de "graves consecuencias" si hubiera algún ataque norcoreano contra Corea del Sur.

Más temprano, Clinton y Gates hicieron una inusual visita conjunta a la zona desmilitarizada, una franja fuertemente defendida que separa a ambas Coreas, en medio de una advertencia de que la península enfrentaba un nuevo período peligroso.

Casi 2 millones de soldados están apostados a los lados de la franja de unos 4 kilómetros de ancho que mantuvo separadas a las dos Coreas durante casi 60 años y es uno de los últimos vestigios de la Guerra Fría.

Clinton dijo que Corea del Norte podría tener lo que desea -un tratado de paz, relaciones normales con Estados Unidos, y el fin de las sanciones- si pone fin a sus actitudes beligerantes y toma medidas irreversibles para terminar con sus intentos de fabricar armas atómicas.

"Pero hasta que cambien de dirección, Estados Unidos seguirá firme junto al pueblo y el Gobierno de la república de Corea", declaró Clinton.

Gates anunció más temprano que los ejercicios navales y aéreos conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur que comenzarán este fin de semana incluirá al portaaviones USS George Washington.

Los ejercicios planeados fueron criticados por Corea del Norte, que acusa a los dos aliados de usarlos para prepararse para un ataque.

Dejá tu comentario